ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

Una poesía moral de la dignidad

Javier Lorenzo Candel y la sal de nuestras vidas

Actualizado:

«Apártate del sol» es la respuesta que Diógenes el cínico dio cuando Alejandro Magno le preguntó si tenía algún deseo que él pudiera ayudarle a alcanzar, según cuenta Plutarco.

Esa misma frase da título a la más reciente entrega poética de Javier Lorenzo Candel (Albacete, 1967), que acaba de ver la luz en la sevillana «Isla de Siltolá» que últimamente está muy bien nutrida de poetas de esa misma latitud manchega.

El libro de Javier Lorenzo (que no había publicado desde 2014) se nos presenta como una suerte de alegato moral, bajo la especie de una muy buena expresión poética, para ofrecernos el esfuerzo por describir, en tonos muy clásicos (cuyas raíces podemos rastrear en Horacio, por ejemplo), de resonancias intemporales, los avatares y conflictos permanentes, que son los que entonces y ahora constituyen la sal de nuestras vidas: el éxito y el fracaso; la victoria y la derrota; la ambición y la resignación; lo material y lo espiritual, etc.

Los poco más de 40 poemas del libro nos hablan de guerreros, de columnas, de Roma o de Egipto, pero al tiempo lo hacen también de la cotidianeidad del poeta: los hijos no tenidos, la esposa, la casa, o la naturaleza como escenario casi permanente donde todo lo anterior se produce.

Como señala el crítico Santos Domínguez Ramos:

«La tonalidad de la voz poética, la cadencia serena de su ritmo y la naturalidad expresiva son los elementos que hacen de este libro un conjunto admirable que reivindica una dicción poética anclada en la mejor tradición clásica y modulada inevitablemente por una mirada contemporánea….».

Todo el libro se sitúa en la búsqueda de la autenticidad, de un espacio limpio de otras ambiciones que no sean las de vivir con dignidad.

Entre referencias clásicas y perennes, el autor desliza alguna confesión rotunda de su caminar anclado en esta vida:

«Las grietas del camino debes hacerlas tuyas

Como si de tu piel fueran herida»

El propio Javier Lorenzo resume su intención en una breve nota en la contraportada del poemario: «Quizás la voluntad de este libro es la de contribuir, aunque sea mínimamente, a dar luz sobre lo que hemos sido, a reivindicar lo que somos, y a poner de manifiesto lo que podemos llegar a ser».

Javier Lorenzo ha publicado hasta ahora otros siete libros de poesía y ha obtenido, entre otros, los premios: Barcarola, Fray Luis de León, Emilio Alarcos, o Antonio Machado.

Una poesía pensada y sentida, trabajada y hermosa, que busca la belleza hablando de cosas importantes como la fragilidad de la vida o la dignidad de los humanos.