Fernando Aguado Díaz - ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHAa

Por fin una Historia del Arte en Castilla-La Mancha

Publicada por Ediciones Almud

Fernando Aguado Díaz
Director del Museo de GuadalajaraActualizado:

Acaba de ver la luz en estos días el primer volumen de la obra Arte en Castilla-La Mancha, publicado por Almud, la indispensable editorial de estudios sobre nuestra región.

Se trata de un completo trabajo colectivo de profesionales ligados a la Universidad de Castilla-La Mancha, coordinados por el catedrático de Historia del Arte de la UCLM Miguel Cortés Arrese en el que han participado los profesores Silvia García Alcázar, José Arturo Salgado Pantoja, Sonia Morales Cano y el propio Miguel Cortés, con la colaboración de los arqueólogos Antonio de Juan García, Laura Mª Gómez García y Rosario Cebrián Fernández.

A través de un texto ameno y comprensible para todos esta obra nos propone un recorrido por la región castellano-manchega, haciéndonos comprender los fenómenos históricos que dieron lugar a las distintas formas artísticas, desde la Prehistoria hasta el ocaso de la Edad Media; y desde sus núcleos de población más populosos, sus capitales de provincia y sus ciudades Patrimonio de la Humanidad hasta los parajes más recónditos, sin olvidarse de aquellos bienes que conservamos en nuestros museos o de los elementos artísticos que, por una razón u otra, ya no se encuentran en nuestra comunidad autónoma.

Portada del libro
Portada del libro

La obra se estructura en varios capítulos: de la Prehistoria a Roma, Arte visigodo, Parques arqueológicos de Castilla-La Mancha (Alarcos-Calatrava la Vieja, Carranque y Segóbriga), Arte andalusí y mudéjar, Arte románico, para terminar con el Arte gótico.

Capítulo a capítulo vamos transitando por la Historia, admirando la importancia que tuvieron sus manifestaciones artísticas desde los tiempos más remotos: los grabados y pinturas declaradas Patrimonio de la Humanidad, el original fenómeno del «Bronce Manchego», la cultura ibérica que trajo ecos del Mediterráneo… Paseamos por sus ciudades romanas: Toletum, Segóbriga, Sisapo, villae como Carranque o Balazote, de tan ricos mosaicos. Asistimos a la creación del reino visigodo, a la transformación de Toledo en una urbs regia, a la erección de una ciudad nueva, Recópolis, a la aparición de diversos enclaves rurales, y observaremos los restos de sus bienes muebles, que siguieron la estética irradiada por Bizancio.

Seremos testigos de excepción de la irrupción de la cultura islámica y apreciaremos su refinada estética y así podremos entender la fuerza que llegó a tener el mudéjar en nuestras tierras.

Veremos cómo, con el avance cristiano, se creó la necesidad de repoblar los extensos espacios vacíos y dotarlos de tejido parroquial, lo que hizo llegar, ya de forma tardía, el románico a las actuales Guadalajara y Cuenca. Más al sur la situación política no permitió una colonización estable hasta bien entrado el siglo XIII, cuando las formas góticas ya se habían impuesto. La mitra toledana, la más importante de España, construía su Catedral y los esfuerzos de la Corona, los obispados de Sigüenza y de Cuenca, la orden del Císter y las órdenes militares propiciaron la extensión del gótico por toda la región.

A mediados del siglo XV la llegada de artistas europeos a nuestras tierras enriquecieron el panorama artístico: las formas flamígeras e hispanoflamencas fueron las que dominaron este período, con joyas arquitectónicas como San Juan de los Reyes o el Palacio del Infantado.Y así, poco a poco, la arquitectura, escultura, pintura y artes suntuarias van descifrando sus secretos ante los ojos del lector.

La cuidada edición de Almud junto con el rigor científico de los autores que participan en esta obra, la convertirán, a buen seguro, en un documento imprescindible para investigadores, estudiantes y amantes del patrimonio cultural de Castilla-La Mancha.

Esperaremos con anhelo el segundo volumen.

POR FERNANDO AGUADO DÍAZPOR FERNANDO AGUADO DÍAZ