Santa María de Melque, en San Martín de Montalbán, uno de los principales ejemplos de arquitectura visigótica
Santa María de Melque, en San Martín de Montalbán, uno de los principales ejemplos de arquitectura visigótica - ABC

Urbs Regia: tras los orígenes de Europa

Esta asociación cultural con sede en Toledo, que cumple 10 años de su fundación, busca recuperar y promover el legado de los pueblos surgidos del final del Imperio Romano

ToledoActualizado:

Cuando uno estudiaba en el colegio y en el instituto la historia de España, y en concreto la Edad Media, le sonaban, aunque fuera de oídas, los nombres de suevos, vándalos y alanos. Estos fueron los primeros pueblos germánicos o bárbaros que accedieron a la Península Ibérica en el siglo V, tras la caída del Imperio Romano. Después vinieron otros más conocidos, los visigodos, que sí echaron unas hondas raíces, sobre todo en Toledo, capital del Reino Visigodo de Hispania.

El legado de estos pueblos y de otros muchos que se extendieron por toda Europa —entre ellos, francos, ostrogodos o merovingios— es el que pretende recuperar la asociación cultural Urbs Regia, con sede en Toledo y que en 2018 cumple el décimo aniversario de su fundación. El objetivo, según explica Pilar Tormo, presidenta de esta organización, es promover la memoria y la cultura de estos antiguos pobladores de Europa, «considerados herederos de Roma», a través del patrimonio y el turismo. Esto lo pretenden conseguir con el desarrollo de un itinerario cultural llamado «Orígenes de Europa».

Todos estos pueblos son los que fueron dando luego lugar a una serie de reinos que casi se correspondían con las actuales naciones europeas, como Alemania, Francia, Italia, Portugal, España y otros países de la Europa occidental. De hecho, la presidenta de Urbs Regia asegura que existen «muchos paralelismos» entre la situación social, económica y política de esos momentos y la época actual. «Tras la caída del Imperio Romano, en Europa se vive un tiempo de incertidumbre, de migraciones y de cambio de ideas, algo que vemos que está sucediendo ahora y que debe reforzar la identidad europea y nuestros valores, que pasan por el derecho, la ciencia y la religión».

Urbs Regia, aunque se fundó en 2008, se fue gestando desde mucho antes. «Todo surgió respondiendo a varias motivaciones», recuerda Pilar Tormo. En primer lugar, la experiencia que ella tuvo tras la organización en 1995 del milenario de la mezquita del Cristo de la Luz de Toledo. «Profesionalmente, puse todos mis conocimientos universitarios y laborales en ello, porque en ese momento, en su mil cumpleaños, el monumento estaba en un estado de conservación mejorable», subraya.

Pilar Tormo, presidenta de la asociación cultural Urbs Regia
Pilar Tormo, presidenta de la asociación cultural Urbs Regia-Luna Revenga

En opinión de Tormo, «el único edificio anterior a la Reconquista que se encontraba en pie y completo se merecía la celebración de un milenario». Por eso, en 1995 se reunió un grupo de profesionales y ciudadanos para celebrar el I Congreso Internacional de la Mezquita de Bab al-Mardum (su nombre en árabe), se organizó la primera exposición sobre el edificio, numerosas conferencias y publicaciones, contando con los mejores especialistas del mundo.

«La mezquita se restauró, la administración colaboró y asumió el proyecto muy bien, aunque haya cosas de las que se hicieron que gustan más a unos que a otros. Pero esa experiencia de 15 años de trabajo implicó también una labor de divulgación de la importancia y del valor de ese patrimonio», relata la presidenta de Urbs Regia.

Labor didáctica

De hecho, en el momento que iniciaron las actividades del milenario de la mezquita, los organizadores y participantes en la efeméride comenzaron a recibir y a intercambiar noticias de que iban desapareciendo en Toledo casas con vestigios patrimoniales, ya fueran islámicos o mudéjares. «En algunos casos, los propietarios decían que eran cosas de moros y, en otros, tapaban esos restos para que no vinieran los de Patrimonio y les pararan la obra», rememora Tormo en tono irónico.

Esa labor didáctica con los vecinos dio como fruto que se implicaran otros profesionales y, poco a poco, ya una vez iniciados los años 2000, cualquier resto patrimonial de una casa en Toledo conlleva para el propietario conocer la importancia de vivir en una parte de un antiguo palacio de una de las épocas de más esplendor en la ciudad, lo que aumenta su valor.

Una vez pasada la celebración del milenario de la mezquita de Bab Al-Mardum, en Urbs Regia comenzaron a observar también que en Toledo se empezaba a hablar de otros temas poco o nada conocidos entonces, pero muy importantes, como es el patrimonio visigodo en la ciudad. «Toledo fue la capital del Reino de Hispania y, por eso, pensamos que habría que divulgar este hecho entre los ciudadanos y las administraciones», destaca Tormo, quien indica que era obvio que Urbs Regia tuviera su sede, por tanto, en esta ciudad.

Aprovechando el tirón del milenario de la mezquita, Urbs Regia apostó así por divulgar el patrimonio visigodo, integrándolo en la idea de Europa y sus orígenes. Por eso, el segundo objetivo de Urbs Regia es el itinerario «Orígenes de Europa». Esta asociación sin ánimo de lucro la componen ahora 130 socios de España, Francia y Portugal, a la espera de que se sumen más de Italia y de Alemania. Asociados que pagan una cuota anual que va desde los 25 euros en el caso de ciudadanos a los 100 euros anuales en el caso de los socios protectores.

Vista panorámica de Recópolis, antigua ciudad visigoda en Zorita de los Canes (Guadalajara)
Vista panorámica de Recópolis, antigua ciudad visigoda en Zorita de los Canes (Guadalajara)-EFE

La implicación de los ciudadanos es una de las patas de Urbs Regia, pero esta asociación cultural también ha conseguido que alguna administración pública —«no muchas», lamenta Tormo— se involucre en su causa; tal es el caso de la Diputación de Toledo, que ayuda con una aportación económica y con la edición de la revista que realiza este colectivo.

Asimismo, a Urbs Regia se han ido adhiriendo instituciones de fuera de Toledo, como el Ayuntamiento de León, el también leonés de Ponferrada o el de Zorita de los Canes (Guadalajara), donde se encuentra las ruinas de Recópolis, una antigua ciudad visigoda.

La espina de Vega Baja

Sin embargo, la presidenta de la asociación tiene una espina clavada con la Vega Baja de Toledo, por lo que lanza una crítica a las administraciones públicas debido al «lamentable estado» en el que se encuentra este yacimiento visigodo en la que fuera capital del Reino Visigodo de Hispania. «Se ha excavado sólo una pequeña parte del yacimiento y habría que terminar el trabajo de investigación, porque este lugar podría ser un polo de atracción. Allí están los restos de lo que fue una ciudad visigoda única en el mundo y una de las capitales más importantes de la Europa occidental después del Imperio Romano».

De hecho, según adelanta Pilar Tormo, desde Urbs Regia están organizando un seminario sobre la irradiación de poder en el entorno de Toledo. En él se hablarán de todos los yacimientos próximos a la ciudad, como Recópilis, Guarrazar, los Hitos, Melque, San Pedro de la Mata, el Mausoleo de las Vegas o Carranque. Una oportunidad única para conocer el sueño que persiguió Leovigildo al fundar el gran Reino Visigodo de Toledo.