Adolfo Muñoz recibió el galardón de manos del consejero de Agricultura
Adolfo Muñoz recibió el galardón de manos del consejero de Agricultura - ABC

Toledo, capital de la dieta meditérranea y sus valores

Iniesta, Adolfo Muñoz y César Lumbreras reciben los primeros Premios Columela en el convento de Santa Fe

El aceite, el pan y el vino son pilares de la agricultura de Castilla-La Mancha, según el consejero Francisco Martínez Arroyo

TOLEDOActualizado:

Toledo se ha convertido este lunes en la capital de la dieta mediterránea con la entrega, en el Día Mundial de la Alimentación, de los Premios Columela, que otorga la Fundación Dieta Mediterránea. Estos galardones, instaurados a propuesta de Castilla-La Mancha, que ostenta la presidencia de la Fundación, se entregarán a partir ahora cada dos años en Toledo. Esta primera edición se estrenó con la presencia del presidente de Freixent y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, minutos después de hacerse pública la evasiva carta de contestación de Puigdemont a Rajoy, un asunto sobre el que se pronunció Bonet, que aprovechó su visita a Toledo para reclamar, una vez más, la vuelta a la senda de la Constitución y del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

El anfitrión del acto fue el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, que destacó la dieta mediterránea no es sólo un hábito alimenticio, sino una filosofía de vida, una forma de celebrar, de disfrutar de la vida, una forma de ver la vida. Y destacó la triada, pan, aceite de oliva y vino, como los pilares de la dieta, unos pilares en los que Castilla-La Mancha es puntera, por eso el consejero no ha dudado en señalar a la región como apital de esta forma de vida «una región representativa de la Dieta Mediterránea», con la mayor extensión del mundo de viñedo que da trabajo a 85.000 familias; la segunda productora de España de aceite de oliva, con 350.000 hectáreas de viñedo; una comunidad que produce el 80 por ciento del pistacho; que tiene el 50 por ciento de superficie de lenteja; productora de cereales, almendra… Todos ellos productos básicos de esta dieta.

En esta primera edición, los premiados fueron el futbolista Andrés Iniesta, el restaurador Adolfo Muñoz y el periodista agroalimentario, César Lumbreras, en los que se reconoce su apoyo a la difusión de los valores de la dieta mediterránea. Lumbreras y Adolfo Muñoz recogieron el galardón en persona, mientras que el de Iniesta lo ha recibido en su nombre el director gerente de Bodegas Iniesta, Andrés Lázaro, aunque el futbolista agradeció el reconocimiento a través de un mensaje audivisual.

Sobre los premiados se ha destacado su implicación en la difusión de los valores de esta Dieta en sus diferentes ámbitos. Del futbolista se destacó su ejemplo para todos los jóvenes en hábitos sanos y valores deportivos. Del periodista César Lumbreras se ha glosado su labor como pionero en la información agroalimentaria, con un programa que difunde la agricultura y ganadería desde hace 30 años. Del restaurador Adolfo, s implicación en la difusión de la Dieta Mediterránea a través de Eurotoques, la Comunidad Europea de Cocineros.

En el evento, que reunió en el convento de Santa Fe a más de un centenar de representantes del sector agroalimentario, intervenieron, además de Bonet y Martínez Arroyo, el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez y los premiados. Martínez Arroyo agradeció la presencia del empresario catalán, José Luis Bonet, por haber sido «uno de los impulsores de la Fundación Dieta Mediterránea, en su momento» y que ha apostado como patrono, recientemente, porque el consejero castellano-manchego lidere la acción en los próximos años. Del mismo modo, tuvo palabras de agradecimiento por su apoyo al expresidente de Castilla-La Mancha, José Bono, que también asistió al acto.

Los Premios Columela, de carácter bienal, reciben el nombre del escritor romano, Lucio Junio Moderato Columela, autor de los primeros tratados sobre agricultura, conocidos en la Península Ibérica. Nació en Gades, en la Bética romana, a comienzos de la era cristiana (4 d. C). Amigo de Séneca, fue tribuno en Siria el año 35. Después se trasladó a Roma, donde se dedicó a la agricultura a gran escala, poniendo en práctica sus conocimientos al respecto. En la capital del imperio formó parte de los círculos sociales más elevados. De sus escritos se han conservado «De re rustica», compuesto hacia el año 42, y «Liber dearboribus», obras que tratan sobre todos los trabajos que se realizan en el campo, desde la siembra a la veterinaria. La primera, «De re rustica» es considerada obra imprescindible, la más práctica y detallada exposición de la agronomía antigua, culminación del saber agrícola grecorromano y de toda la Antigüedad.