Escalones de la construcción existente en Cañete - HistoriayArqueología
ARQUEOLOGÍA

¿Está la primera pirámide de España en Cuenca?

Manuel Abril, un aficionado a la geología y la arqueología, asegura que se encuentra en el yacimiento El Cabezuelo de Cañete, donde excavó de manera ilegal

ToledoActualizado:

Los poco más de 800 habitantes de Cañete, enmarcada en la Serranía de Cuenca, cada vez ven a más visitantes y curiosos que se acercan a su localidad. Este otrora importante enclave en época medieval, lugar de nacimiento de Álvaro de Luna, noble condestable de Castilla y valido del rey Juan II, se ha hecho ahora famoso desde que uno de sus vecinos aparaciera en el programa «Cuarto Milenio» de Iker Jiménez, asegurando que en las proximidades del pueblo existe la primera pirámide de España.

Manuel Abril, cañetero de 54 años y aficionado a la arqueología, la historia y la geología, trabajó en la oficina de turismo de su localidad en 2011, fecha en la que el local cerró y él quedó en paro. Esa pasión de Manuel por el pasado, además de la situación de despoblación que sufren los pueblos de la Serranía de Cuenca, según cuenta a ABC, fue lo que le llevaron hace tres años a comenzar a elaborar por su cuenta un inventario de los bienes patrimoniales de Cañete. Ya desde entonces fijó su mirada en el yacimiento arqueológico del cerro El Cabezuelo, a menos de tres kilómetros de distancia de la población.

Sin embargo, no fue hasta el pasado mes de septiembre cuando Manuel Abril comenzó a realizar excavaciones en El Cabezuelo, de donde extrajo una moneda de época íbera, una lasca de sílex, un trozo de sigillata romana (cerámica) y lo que parece ser una cuenta de un abalorio. Pero esto no es lo más llamativo que encontró en su búsqueda ya que, tras observar una oquedad en la parte superior de la colina, halló en su interior tres escalones en forma de terrazas de lo que él cree es una pirámide.

El yacimiento del cerro El Cabezuelo se encuentra en mitad del valle que ha horadado el río Mayor a su paso cerca de Cañete, lo que hace pensar a Abril que «esta elevación en el terreno no es natural sino artificial». Según explica, «es muy raro que en mitad de un valle o una falla haya un monte y aparte los elementos geológicos encontrados están fuera de su lugar natural, es decir, que son materiales de construcción, razones por las que creo que se trataría de una pirámide».

Se desconoce la altura que podría tener esta construcción, dado que lo que Abril ha sacado a la luz son los tres escalones superiores, pero por el peso de las piedras, de arenisca compacta y arena rodena, conjetura que «lo más seguro es que la base descanse sobre el fondo del valle, por lo que tendría unos 20 escalones». Según calcula, algunas de las piedras tendrían 1,30 metros de lado y alcanzarían las cinco toneladas, por lo que los tres primeros escalones pueden suponer un peso para la colina de unas 8.000 toneladas, «y una colina sin estructura rocosa no podría soportar el peso sin una cimentación en su interior», señala.

Sin autorización

Este aficionado a la arqueología y a la geología es consciente de que ha cometido una ilegalidad porque, tal y como reconoce a ABC, realizó trabajos en un yacimiento arqueológico sin licencia y sin permiso de la administración competente, que en este caso es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. No obstante, asegura que entregó todo el material encontrado al Ayuntamiento de Cañete y que su intención siempre ha sido «destapar este patrimonio y conseguir inversiones en él para que acudan expertos y que expliquen, entre otras cosas, cuándo se realizó la construcción, quién ordenó que se enterrara o para qué se usaba».

Sombra piramidal del pico «Cabeza de Don Pedro»
Sombra piramidal del pico «Cabeza de Don Pedro»- Youtube

Abril tiene su propia teoría sobre esta construcción: «La pirámide podría haber sido utilizada como reloj solar en la Prehistoria para marcar las estaciones, dado que los días de los equinoccios de primavera y otoño, al ponerse el Sol por el cercano pico ‘Cabeza de Don Pedro’ (próximo al cerro El Cabezuelo), coinciden en su puesta con la pirámide».

Esta teoría y, sobre todo, el hecho de que este aficionado realizara sin licencia trabajos y excavaciones arqueológicas han recibido numerosas críticas de arqueólogos profesionales y de los técnicos de la Junta de Comunidades, puesto que este yacimiento está protegido desde 2004 en el Inventario de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha y en el Plan de Delimitación del Suelo Urbano de Cañete, además de estar recogido en la Carta Arqueológica Patrimonial del municipio.

Así, según fuentes del servicio de Cultura y Patrimonio del Gobierno autonómico, «la actuación que ha hecho esta persona es improcedente, ilegal e inadecuada porque entró en un yacimiento público protegido sin autorización, supervisión ni controles de los técnicos de la Junta». Todo ello se recoge en el artículo 49.3 de la Ley 4/13 de Patrimonio Cultural, normativa que dice que es la Viceconsejería de Cultura la que da la autorización a trabajos y excavaciones arqueológicas después de la presentación de un proyecto de investigación previo.

Desde época prerromana

Estas mismas fuentes hablan de que en el yacimiento arqueológico del cerro El Cabezuelo lo que hay es una fortificación que ha sido utilizado en diferentes periodos históricos, desde la época prerromana hasta la Edad Media. «Este enclave fortificado posee una entidad importante dentro de la comarca de la Serranía de Cuenca y tiene unas características similares a las de otras construcciones parecidas pero, atendiendo a su ficha descriptiva, actualmente no hay elementos suficientes para incentivar una actuación arqueológica», subrayan.

Uno de los escalones de la supuesta pirámide
Uno de los escalones de la supuesta pirámide- HistoriayArqueología

El Colegio de Arqueólogos de Madrid ha criticado también el programa «Cuarto Milenio» en el que Iker Jiménez alabó la labor de Manuel Abril como descubridor de la supuesta pirámide de Cañete. A través de un comunicado publicado en su perfil de Facebook el día siguiente a la emisión del programa, el colegio indica que este espacio televisivo «exaltaba el expolio arqueológico», considerando que había «cruzado la línea roja». Así, afirmaron que estaban estudiando «las posibles acciones a emprender».

Según el texto difundido por el Colegio de Arqueólogos de Madrid, «el expolio del patrimonio arqueológico está tipificado como delito en el Código Penal y la intervención sobre el mismo viene regulada por una legislación específica que todos debemos cumplir: los profesionales y el resto de la ciudadanía. La acción que exaltaron el domingo no tiene justificación y hace daño tanto al patrimonio como a la profesión que representamos».