ENTREVISTA

«El primer gobierno en España PSOE-Podemos le va a pasar factura a Page»

El portavoz del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Cañizares, le da un año al pacto con la formación de Pablo Iglesias y, después, dice que «volverán a montar el teatrillo»

Ve a Cospedal como el claro referente del PP en la región y a García-Page «en sus horas más bajas»

Francisco Cañizares, portavoz del PP en las Cortes regionales, en una terraza de la sede del Parlamento regional, en Toledo
Francisco Cañizares, portavoz del PP en las Cortes regionales, en una terraza de la sede del Parlamento regional, en Toledo - ANA PÉREZ HERRERA

Francisco Cañizares repasa para ABC los últimos y convulsos meses de la política regional que ha vivido con intensidad como portavoz del PP en las Cortes, una prueba que ha superado con creces y que, en mayo, le llevó a presidir su partido en Ciudad Real. Cañizares es un político educado, con una imagen moderada, pero habla claro, con un discurso ágil y sin pelos en la lengua. Desde la primera ruptura en marzo de Podemos con Page, su órdago a Pedro Sánchez y el varapalo que se llevó en las primarias socialistas, hasta el pacto que permitirá, por primera vez en España, un gobierno PSOE-Podemos. Un tiempo perdido de «mentiras y cintas de vídeo» en el que Castilla-La Mancha se ha perdido en entresijos y artimañas políticas.

-¿Qué significa la entrada de Podemos en el Gobierno regional?

-Que el PSOE deje entrar en su Gobierno a miembros de Podemos es un hecho desconocido en nuestro país y marca un antes y un después de Emiliano García-Page en la política. Ha pasado de decir que con Podemos no se va a ningún lado a tenerlos sentados en el Consejo de Gobierno.

-¿El PP llegó a pensar, en algún momento, que la formación de Pablo Iglesias entraría en el Gobierno?

-Sinceramente, no. No pensábamos que García-Page pudiera perder totalmente los más básicos principios de su acción política, que se contradijese de una forma tan tremenda. Todos recordamos sus manifestaciones radicales en contra de Podemos y, ahora, que se entregue a Podemos demuestra su debilidad, su falta de credibilidad y la poca capacidad que tiene de cumplir con su palabra.

-¿Cómo cree que ha influido el devenir interno del PSOE en este acuerdo?

-Los problemas internos de Page han sido claves porque él se metió de lleno en las primarias para apoyar a Susana Díaz. Parece que han pasado años y años, pero han pasado solo unos meses desde que decía que no se podía entregar a los radicales, a los que apoyaban gobiernos de Venezuela... Y de eso ha pasado a meterlos en su Gobierno. Tanto es así que dijo que si ganaba Pedro Sánchez se iba, pues ni se ha ido y ha metido a Podemos en su Gobierno. Y eso en un presidente de Castilla-La Mancha es quedar a la altura del betún. Page ha demostrado que no tiene principios, ni valores y que la autoridad la tiene absolutamente frita en su partido porque les dijo a los militantes que tenían que votar a Susana Díaz y votaron a Pedro Sánchez. Y ahora estamos en una huida hacia adelante, a ver si suena la flauta, si tiene suerte y puede mantenerse en el poder.

«Los ciudadanos están muy preocupados con el Pacto con Podemos; nos paran para preguntarnos si Page ha perdido la cabeza»

-¿Qué futuro le ve a este «experimento político», como lo ha llamado su partido?

-Por desgracia lo van a experimentar con los castellano-manchegos y muchos sectores se van a ver perjudicados por algo que no va a traer nada bueno para Castilla-La Mancha. Cuando a otros dirigentes, como Susana Díaz, le hablas de pactar con Podemos se le ponen los pelos como escarpias. Es una situación terrible, la gente te para por la calle para preguntarte si García-Page ha perdido la cabeza. A la gente le produce estupor.

-¿Cree que le va a pasar factura a García-Page la entrada de Podemos en el Gobierno?

-Ya le está pasando factura, está preocupado y, por eso, filtra encuestas que no se las cree nadie, ni ellos. Aquí en las Cortes no están trayendo prácticamente nada, no hay proyectos a nivel legislativo, ni políticos, ni ningún tipo de actuación por parte de García-Page que solo está preocupado por su subsistencia política.

«García-Page dijo que si ganaba Pedro Sánchez se iba, pues ni se ha ido y ha metido a Podemos en el Gobierno»

-¿Este giro de García-Page hacia Podemos puede beneficiar al PP?

-Eso no nos preocupa. Lo que está claro es que tener un gobierno podemita no beneficia a los ciudadanos de Castilla-La Mancha. Evidentemente los ciudadanos saben que hay otra alternativa que es el PP, una alternativa que eligieron hace dos años. Vamos a seguir defendiendo a esta región y nuestras ideas.

-¿Se siente ahora más fuerte el PP?

-Creo que el PP se siente fuerte con el liderazgo de la presidenta Cospedal y en sintonía con sectores de todos los ámbitos, como agricultores o empresarios, que nos hace sentir un apoyo importantísimo en la ciudadanía. Algunos nos lo dicen en privado y otros en público porque no se puede continuar así. Hace poco, por ejemplo, el vicerrector de la Universidad regional denunció que la Junta se gastaban el dinero de investigación para pagar los sueldos.

-El consejero de Educación, Ángel Felpeto, lo desmintió.

-Está publicado en el portal de la Universidad de Castilla-La Mancha y vienen clarísimos los millones que faltan. Felpeto es un personaje que no dice ni una mala palabra, pero no hace ni una buena acción. El enfrentamiento con la UCLM ha sido muy duro en estos meses, con un desprecio muy grande contra su autonomía, intentando colar en los presupuestos un sistema de control.

-¿Qué otros sectores se están viendo perjudicados?

-En Agricultura, por ejemplo, los retrasos en la PAC son absolutamente incomprensibles y las convocatorias para todo tipo de ayudas salen tarde, se resuelven aún más tarde y no se pagan nunca. La ejecución del presupuesto de Agricultura es ridícula, hay partidas como las de los regadíos que se han ejecutado en un 9 por ciento. Se han gastado el 90% de esos fondos en cuestiones que no tenían nada que ver y Page no ha salido a dar una explicación. O la política de dependencia. ¿Recuerda lo dura que fue la plataforma contra la dependencia con el PP? Pues ahora están diciendo cosas peores del Gobierno de García-Page y hemos perdido la cuenta de la de veces que han pedido la dimisión de la consejera de Bienestar Social. En Sanidad estamos a la cola en listas de espera y nuestros ciudadanos son los que más tienen que esperar para determinadas operaciones y, los más sensibles, los niños, son los que más tiene que esperar de España.

-Cospedal también sufrió muchas críticas por la sanidad y las listas de espera.

-No es comparable lo que se vivió hace 4 años porque, ahora, la situación es mucha más boyante, se está creciendo y Page tiene más dinero que lo que tenía el PP, concretamente 750 millones de euros más respecto a lo que tenía Cospedal en el año 15. Eso da para hacer muchas cosas.

-Esta semana usted ha denunciado que Page ha entregado a Hacienda un plan de ajuste para recortar 1.200 millones en servicios públicos. El PSOE le ha acusado de mala fe.

-Aquí no hay que ser ni malo, ni bueno. Solo hay que ir a la página del Ministerio de Hacienda y ver que le han pedido al Gobierno de García-Page un plan de ajuste y ahí es donde desaparecen 1.200 millones de euros del presupuesto que ahora se va a tramitar en las Cortes. Eso es no ser malo, ni bueno, es porque le hemos pillado. Es un documento que la Consejería presenta al Ministerio para poder pagar a los proveedores que ya están notando retraso en los pagos.

-Volviendo al pacto. ¿Cree que David Llorente, el diputado díscolo de Podemos, pondrá trabas en el Parlamento al PSOE?

-No. Las diferencias con Llorente hay que entenderlas más en clave interna. Siempre ha sido el más proclive a aprobar los presupuestos y no creo que haya disensiones con el pacto de Gobierno. Es un asunto más interno entre José García Molina y David Llorente. De hecho, estamos viendo ya en este mes de julio que Podemos y PSOE votan como un solo partido.

-Y el pacto, ¿tiene fecha de caducidad?

-Creo que tendrá una vida de un año y luego nos harán otra vez otro «teatrillo»: ahora pacto, ahora rompo, ahora vuelvo a pactar, ahora eres muy malo, ahora te insulto, ahora te saco vídeos y te digo que eres muy vago, ahora que eres un mafioso… Este pacto se debe a intereses tácticos de los dos partidos y ahora les interesa estar quietecitos, pero creo que más pronto que tarde se romperá porque nadie piensa que van a estar juntos hasta el día antes de las elecciones.

-Han sido intensos estos meses...

-Han sido intensos pero, por desgracia, perdidos para esta región. Este «teatrillo» es nefasto porque en otras regiones se está trabajando y cuando alguien quiere venir a invertir aquí y ve los líos se va a la comunidad de al lado. Está inestabilidad, esta incertidumbre, este tacticismo político de baja estopa es terrible para la región.

«El PSOE nunca quiso pactar con el PP; le ofrecimos bajar los impuestos pero prefirió a Podemos»

-Hubo conversaciones con el PSOE para pactar con el PP. ¿En algún momento lo creyó posible?

-Sinceramente, no. Ha habido conversaciones, pero la sensación que nos dejó Page era que él quería pactar con Podemos y no tenía ningún interés en aparecer con el PP. De hecho, a García Molina le invitó a Fuensalida y a nosotros nos ocultó. A uno se le invita y a otro ni se le nombra, esto mide el nivel de preferencias. Cospedal ofreció cuando se rompió el pacto en marzo sacar adelante los presupuestos si se cumplía algo muy básico, que era bajar los impuestos, pero no hubo ni el más mínimo interés. Se prefirió a Podemos, no sabemos si para reconciliarse con su jefe Sánchez o para intentar que no se le vayan más votos por la izquierda.

Sobre Cospedal y Page

-¿Cómo afronta el PP estos próximos años con Podemos en el Gobierno?

-Vamos a afrontarlos con la misma determinación de trabajo que hemos tenido hasta hora, de una forma clara y explicando cuáles con las políticas que son buenas para Castilla-La Mancha y demostrando a los ciudadanos que hay una alternativa, aunque ya lo saben porque fue la fuerza más votada hace dos años.

-¿Cospedal seguirá siendo el referente del PP?

-Cospedal es el referente del partido de forma clarísima. Ningún partido de esta región tiene tan claro el liderazgo como el PP. Page está pensando si le va a salir algún candidato sanchista en el próximo congreso que tiene en la región. Creo que cerrar el pacto con Podemos es también evitar que los de Pedro Sánchez tengan la ocasión de montarle un candidatura en el mes de septiembre y, por eso, quiere cerrar los presupuestos antes porque está preocupado.

-¿Cree que a García-Page le han dado la espalda las bases de su partido?

-Fue un bofetón tremendo, quien conozca a García-Page sabe que presumía de tener el control de partido y cuando uno se equivoca tanto...

-¿Ya no podrá pescar en el caladero de la derecha, como decía Bono

-Creo que está en las horas más bajas de su vida política. Siempre ha querido jugar un papel de líder territorial y se le ha caído para siempre. La unión de Page a Podemos va a ser un sambenito que no se lo va a poder quitar nunca. Y a los ciudadanos no se les va a olvidar.

-¿Se resentirá también su visión de España?

-Page tiene que tragar con todo, también con un Podemos que defiende un referéndum pactado en Cataluña y el reparto de la soberanía del país. Meterse en este jaleo desde aquí y que Page se lo esté tragando implica que no le importa ni nuestra nación, ni nuestra región.

Toda la actualidad en portada

comentarios