Hachem El Azami llega a la Audiencia Provincial de Toledo este miércoles
Hachem El Azami llega a la Audiencia Provincial de Toledo este miércoles - Ana Pérez Herrera
Villamuelas

Orden de busca y captura contra un hombre para que cobre una indemnización

No se ha presentado en el juicio en el que está acusado de un delito leve de lesiones al golpear al compatriota que intentó acabar con su vida. Se pelearon por una pieza de bollería

ToledoActualizado:

Sobre el marroquí Radouan Chagudali pesa una orden de busca y captura desde este miércoles. El tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Toledo la ha dictado después de que Radouan no compareciese en el juicio en el que este hombre figuraba, a la vez, como presunta víctima y acusado.

Radouan fue apuñalado por un compatriota en Villamuelas (Toledo) la mañana del 25 de enero de 2017, después de pelearse por una pieza de bollería. Sin embargo, la Fiscalía de Toledo también le responsabiliza de un delito leve de lesiones por haber golpeado en la cabeza a su agresor, Hachem El Azami.

Si Radouan es detenido y comparece en la Sección Primera de la Audiencia de Toledo, se encontrará con la sorpresa de que cobrará una indemnización de 2.575 euros. Esta cantidad corresponde a la compensación que su atacante ya ha consignado en sede judicial por las lesiones y las secuelas que le causó tras el intento de homicidio.

No será la única sorpresa agradable que Radouan recibirá. Probablemente, la Fiscalía de Toledo pida en la Sala para este hombre, sin antecedentes penales, su absolución por el delito leve de lesiones, según ha adelantado a los periodistas la fiscal del caso, Miriam Fernández. En el escrito de acusación, el ministerio público solicita para Radouan dos meses de multa, con una cuota diaria de doce euros, además de una indemnización de 400 euros para su agresor. «No sabemos por qué no ha comparecido», ha dicho la representante del ministerio público tras concluir la vista, en la que se ha llegado a un acuerdo con Hachem El Azami, el procesado por el homicidio en grado de tentativa.

Con la ayuda de un intérprete marroquí, el acusado ha mostrado su conformidad con el pacto, que le rebaja la pena. Finalmente, Hachem, también sin antecedentes penales, será condenado a dos años de prisión, después de aplicarle dos circunstancias atenuantes: la legítima defensa y la reparación del daño (consignó la indemnización de 2.575 euros poco después de ser detenido el mismo día de la agresión).

«¡Te mato!»

Aquel 25 de enero de 2017, miércoles, Hachem fue arrestado como el presunto responsable de haber intentado matar a su compatriota Radouan pasadas las nueve de la mañana. Los dos estaban en la calle Campanario de Villamuelas (650 habitantes) esperando, como otros días, a que les trasladaran a su lugar de trabajo.

En un momento dado, comenzaron una discusión por una pieza de bollería que Radouan no quiso compartir con Hachem. Después de un cruce de insultos, Hachem se abalanzó con una navaja sobre Radouan, le gritó «¡te mato!» y le clavó el arma en el costado izquierdo. La víctima reaccionó propinándole un puñetazo en el rostro, según el ministerio público. No obstante, la fiscal ha admitido a los periodistas que desconoce realmente quién inició la pelea.

Debido a la puñalada, Radouan sufrió una herida penetrante en el hemitórax izquierdo que le produjo un colapso pulmonar (neumotórax) y otras lesiones. La rápida actuación de profesionales sanitarios le libró de consecuencias fatales, aunque debió estar ingresado varios días en cuidados intensivos.

Su agresor, que sufrió también una herida en el interior del labio superior y un traumatismo en el ojo izquierdo, fue detenido ese mismo día. El 27 de enero ingresó en prisión de forma preventiva, de donde ha salido este miércoles para ser conducido hasta la Audiencia de Toledo.

Tras la comparecencia y alcanzar el acuerdo, ha regresado a la cárcel, en un furgón de la Guardia Civil, a la espera de la sentencia. Probablemente, su defensa pedirá la suspensión de la pena de dos años de cárcel pactada, una solicitud a la que el ministerio público no se opondrá. «Ya ha cumplido un año y medio, no tiene antecedentes penales y ha cumplido con la reparación del año», ha explicado la fiscal Miriam Fernández a la conclusión de la breve vista.