Toledo

Miles de afectados de Afinsa y Fórum piden justicia y su dinero

En Castilla-La Mancha hay más de 50.000 personas que perdieron sus inversiones

Manifestación de los afectados de Afinsa y Fórum
Manifestación de los afectados de Afinsa y Fórum - R. Cerezo

Como cada vez que llega el 9 de mayo, fecha de la famosa intervención judicial, los miles de afectados por los casos de Forum Filatélico y Afinsa se movilizan para que no caiga en el olvido su irrenunciable lucha por reclamar sus inversiones, que suman miles de millones de euros (más de 5.000), y para seguir denunciando lo que a su juicio es una auténtica aberración en la tramitación judicial. Este año esa manifestación se producirá este sábado en Madrid a partir de las 12 del mediodía en un recorrido desde la plaza de Cánovas del Castillo (Neptuno) hasta la glorieta de Carlos V (Atocha). En esa cruzada de ya 11 años en los juzgados, el próximo episodio será el próximo mes de septiembre con el juicio penal de Forum Filatélico.

Mientras tanto, en un largo y complicado camino con diversas resoluciones judiciales son más de 460.000 las familias en toda España las que reivindican y persiguen una solución judicial y económica satisfactoria. De esas, en Castilla-La Mancha hay cerca de 50.000 las familias afectadas por la intervención y que perdieron cantidades de dinero que en muchos casos ha sido su perdición personal y familiar. De ese número, aproximadamente 25.000 son inversores afectados en el caso Fórum y más de 21.000 los de Afinsa, con la particularidad de municipio como Pedro Muñoz (Ciudad Real), donde hay unos 3.000 afectados.

Eduardo Berbís Seriñán, presidente de Anvifa (Agrupación Nacional de Víctimas de la Intervención de Fórum y Afinsa), señaló a ABC que la intervención judicial llevada a cabo hace once años no es ni mucho menos una estafa, ya que las empresas cumplían con las instituciones y además los sellos no eran falsos, «sino una intervención ilícita político-financiera», fruto de la acción de una «trama canallesca» en la que el poder político y financiero fueron decisivos.

Según los afectados, resulta evidente que las intervenciones de Afinsa y Fóru no se realizaron para ayudar a los clientes, más bien al contrario, ya que el perjuicio ha sido considerablemente mayor, como se ha demostrado a lo largo del tiempo transcurrido. También consideran que el modo y la forma en que se realizaron las intervenciones, con gravosas y desproporcionadas medidas cautelares, provocaron de forma automática la insolvencia y quiebra de ambas empresas, causando así a los afectados «un daño irreparable», sin salvaguarda de sus derechos e intereses.

Desde el punto de vista jurídico, los afectados esgrimen como una de sus bazas el auto del Tribunal Supremo de julio de 2012, en el que se ratifica la naturaleza mercantil y no financiera de Afinsa y Fórum Filatélico. También la sala 28 de la Audiencia Provincial de Madrid se pronuncia en los mismos términos, afirmando que «estamos ante un negocio completamente legal, realizado mediante contratos mercantiles lícitos y vigentes a la feccha de intervención y cierre de la empresa, que no pueden ser considerados como de índole financiera y que no existe simulación entre las partes contratantes». No debe hablarse, por tanto, según los afectados, de una captación de ahorro masivo, captación de ahorro público, negocio financiero con déficit patrimonial, contratos de préstamos o quiebra.

Ante esta intervención «desmedida» y una actuación concursal «desastrosa», Eduardo Berbís asegura que los miles de afectados lo que reclaman es «que se haga justicia, que se sepa la verad y de suyo la devolución del dinero».

En Castilla-La Mancha el caso de Afinsa y Fórum Filatélico llegó a las Cortes regionales en 2014, año en el que el Partido Socialista, entonces en la oposición, planteó un debate en el pleno para la aprobación de una proposición no de ley. Fruto de esa propuesta se acordó desde las Cortes regionales instar al Gobierno de España a «buscar una solución para los miles de personas afectadas por Fórum Filatélico y Afinsa que les permita avanzar a la mayor brevedad posible hacia la finalización de sus procesos judiciales».

Otro aspecto de uno de los casos judiciales de mayor repercusión es el de la dimensión humana y las consecuencias personales en muchos de los afectados. Teniendo en cuenta que en miles de familias se llevó por delante los ahorros y medios de subsistencia, los casos de enfermedades e incluso suicidios han estado al cabo de la calle en este tiempo. Así lo afirma Sonia Sánchez, una de las afectadas residente en la localidad toledana de Fuensalida.

Toda la actualidad en portada

comentarios