Indignación en la Junta por el rechazo de Podemos a la Ley de Mecenazgo

El consejero muestra su sorpresa y disgusto y afirma que «el mundo de la cultura no entenderá esta situación»

Actualizado:

Los votos en contra del PP y la ausencia de Podemos en la Comisión de Cultura de las Cortes han tumbado la Ley de Mecenazgo de Castilla-La Mancha, una de las iniciativas estrella del Gobierno de Emiliano García-Page. El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, ha mostrado este miércoles su «sorpresa y disgusto» por el rechazo este lunes del dictamen de este proyecto de ley, que muere antes de llegar al Pleno de las Cortes. Ahora, el Gobierno de Castilla-La Mancha tendría que registrar un texto nuevo para su tramitación parlamentaria.

«Lo que ocurrió ayer no debería haber ocurrido», ha dicho el consejero, quien ha asegurado que «había voluntad de consenso y aceptación de mejorar la ley a través de las enmiendas» y «no entendemos cómo se ha podido llegar a esta situación».

Felpeto ha explicado que se trata de una ley que estaba prevista en el plan estratégico de Cultura en el que colaboraron todas las instituciones y todos los colectivos del mundo de la cultura de Castilla-La Mancha que «no van a enteder esta situación» porque «los grupos políticos manifestaron su bondad y necesidad».

El grupo popular en las Cortes regionales ha asegurado que quiere una Ley de Mecenazgo «con consenso y transparencia» y ha criticado la falta de diálogo que, a su juicio, hay entre los grupos en el gobierno, PSOE y Podemos. El portavoz adjunto del PP en el Parlamento autonómico, Lorenzo Robisco,ha afirmado que la Ley de Mecenazgo hay que hacerla «con consenso y transparencia» y si va a ser una «agencia de colocación» como, en su opinión, lo es la Fundación Impulsa, «no la queremos», ha apuntado. El diputado del PP ha afirmado que el PSOE lo que quería con esta norma era «colocar a los suyos» y ha explicado que los «populares» votaron en contra para evitar que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, lo haga, a la vez que ha pedido que se mejore «entera».

Esta normativa tenía como objetivo fundamental potenciar el mecenazgo cultural que realizan tanto personas físicas como jurídicas que tributan en Castilla-La Mancha, a través de incentivos fiscales que consigan estrechar el vínculo de la sociedad civil con la actividad cultural. Contemplaba dos medidas, la primera, el llamado «crédito fiscal» en favor del donante por valor del 25% de los convenios de colaboración empresarial o de los importes dinerarios donados en las cantidades reconocidas por la Administración regional, que podrán ser utilizadas por estas personas o empresas para satisfacer el pago de los impuestos, precios públicos y tasas gestionados por la Junta.

La segunda contempla reducciones de la base imponible en el impuesto de sucesiones y donaciones por la inscripción de bienes en el Catálogo del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, siempre que sean cedidos a la Junta, a corporaciones locales o a entidades públicas culturales dependientes de éstas.