Los agentes de la Guardia Civil, anoche, apostados junto al chalet
Los agentes de la Guardia Civil, anoche, apostados junto al chalet - M.J.M.

La Guardia Civil libera a una mujer retenida contra su voluntad en un chalet de Cobisa

También se ha detenido a una persona como autora de estos hechos

TOLEDOActualizado:

Efectivos de la Brigada de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo han procedido a liberar a una persona que había sido detenida contra su voluntad en el interior de un chalet de la localidad toledana de Cobisa.

También se ha detenido a una persona como autora de estos hechos, según han confirmado a ABC fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, que han rehusado ofrecer más datos al respecto debido a que la operación continúa abierta para esclarecer lo sucedido.

La fuerte presencia policial en las calles del municipio toledano ha causado una gran expectación entre los vecinos de Cobisa, que anoche se agolpaban en las calles siguiendo en directo los movimientos de los agentes participantes en la operación.

El chalet donde se han producido los hechos y las calles adyacentes estaban dentro de un dispositivo policial con presencia de vehículos de la Guardia Civil en cada una de las esquinas que daban acceso al chalet, situado entre las calles Ricardo Díaz Saez y La Huerta, en la urbanización La Cerca.

La presencia del dispositivo policial en la zona comenzó en la tarde de este jueves, y al menos hasta las dos de la madrugada de este viernes los agentes de la Guardia Civil continuaban apostados en el perímetro de la vivienda donde la persona que ha sido liberada estaba retenida contra su voluntad. A esas horas, los vecinos apostados en las calles comentaban que la persona retenida era una mujer y que el inquilino del chalet no es del pueblo sino que lo tenía alquilado desde hace tiempo.

En declaraciones a Efe, el alcalde de Cobisa, Félix Ortega, ha señalado que «estamos aliviados de que, si se estaba produciendo un delito, haya intervenido la Guardia Civil» y ha subrayado que se trata de un municipio «muy tranquilo», por lo que la presencia policial ha alarmado a numerosos vecinos.