CAMPAÑA «SIN UN SÍ, ¡ES UN NO!»

Cristina Cuevas: «No es el más machote ni el más guay el que viola a una chica»

La campaña de sensibilización del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha recorre este verano más de 50 localidades de la región

Imagen de archivo de una recreación de una situación de violencia sexual de un joven a una chica
Imagen de archivo de una recreación de una situación de violencia sexual de un joven a una chica - Radio Azul
M. CEBRIÁN Toledo - Actualizado: Guardado en: Actualidad Toledo

Por segundo año consecutivo, el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha ha vuelto a poner en marcha la campaña «Sin un sí, ¡es un no!» para concienciar a la sociedad del problema de las violaciones en cita, y más teniendo en cuenta que en el primer trimestre de este año ya se habían producido 76 delitos contra la libertad sexual. Cristina Cuevas, jefa de Programas y Recursos del Instituto de la Mujer, explica a ABC los pormenores de esta campaña, que llegará este verano a 55 municipios rurales de toda la región en una época, además, en las que viven sus fiestas estivales, muy proclives para este tipo de comportamientos.

—La violencia sexual o violación sigue siendo un gran problema aún en nuestros días, y más en verano con tantas fiestas de pueblos y ciudades. ¿Cree que este tipo de delitos son ahora más visibles que antes?

—Afortunadamente, ahora este tipo de actos son más visibles, gracias entre otras cosas a campañas como la de «Sin un sí, ¡es un no!». Hay que tener en cuenta que este tipo de violación en cita se está denunciando en muy pocos casos, fundamentalmente por un sentimiento de culpa o de vergüenza. Además, estos comportamientos se justifican muchas veces alegando que es la propia víctima la que ha provocado, por el alcohol o diciendo que había habido un consentimiento, aunque no hubiese dicho sí, de ahí el nombre de la campaña.

—¿Cuándo son más frecuentes este tipo de abusos sexuales: en el ámbito familiar o en el círculo de amigos o, por el contrario, en una cita con un desconocido que hemos conocido en persona o por internet?

—No hay una estadística exacta, porque se denuncia en muy pocas ocasiones, pero parece ser que se producen más en citas pactadas con amigos y conocidos.

—¿Qué es más útil para luchar contra la violencia de género y sexual: el trabajo preventivo o el tratamiento de recuperación tras un episodio traumático?

—Lo fundamental es la prevención desde las edades más tempranas, tanto en casa como en las aulas sobre todo.

—Muchas veces las jóvenes o mujeres no son conscientes de que están siendo víctimas de violencia sexual. ¿De qué modo se les puede hacer ver la realidad?

—Esta campaña va especialmente dirigida a las jóvenes, para que conozcan que este tipo de comportamientos son un delito y que tienen que denunciarlo, sin sentir vergüenza ni culpabilidad. Aquí el único culpable es el que agrede y viola, ellas son las víctimas.

—Y a los hombres que ejecutan dichos actos, ¿cómo se les puede ayudar?

—A los chicos no hay que culpabilizarlos, sino que hay que prevenir ese tipo de conductas, creando un nuevo estereotipo de masculinidad. No es el más machote ni el más guay el que viola a una chica, sino todo lo contrario. Para ello, es útil hacerles ver, a través de modelos sociales, como personajes conocidos y famosos, que existen otras formas de tratar a las mujeres.

Cristina Cuevas
Cristina Cuevas

—¿Puede ayudar la campaña «Sin un sí, ¡es no!» a combatir esta problemática?

—Ya pusimos en marcha esta campaña en 2016 con éxito y este año hemos ampliado su difusión a más número de localidades. El objetivo que persigue es empoderar a las chicas para que siempre tienen derecho a decir «no» a un acoso en cualquier momento. Y, por otro lado, y más importante todavía, nos dirigimos a los chicos para que tengan claro que, sin un consentimiento, no hay ninguna posibilidad de relación sexual, y lo contrario es una violación. Este es un mensaje que queremos hacer llegar a todos.

Prevención y sensibilización

—Supongo que todavía queda mucho por hacer. Pero, ¿cuál es el principal objetivo?

—Nuestra estrategia principal ahora mismo, además de atender a las víctimas, es la prevención y la sensibilización para combatir la violencia de género y fomentar la igualdad entre hombres y mujeres.

—Usted es también responsable del Programa de Atención a Menores Víctimas de Violencia de Género. De manera resumida, cuénteme cómo se gestó y en qué consiste.

—Este proyecto nació fruto de la colaboración entre el Instituto de la Mujer y el Colegio de Psicólogos de Castilla-La Mancha y ahora mismo hay 15 profesionales por toda la región para intentar atender al mayor número de menores que han sido víctimas. Su objetivo es recuperar a estos niños y niñas de los traumas causados por la violencia de género.

—Las mujeres son, en general, las principales víctimas de este tipo de violencia. Pero, quizás, se nos olvida muchas veces a los menores. ¿De qué modo se les puede ayudar en situaciones de este tipo?

—Buscamos unos buenos tratos desde una perspectiva feminista e igualitaria, transmitiéndoles nuevas formas tanto de masculinidad como de feminidad. Pero, sin duda, la mejor forma de ayudar a estos menores es prohibiendo judicialmente las visitas a sus hijos a los maltratadores, que muchas veces los utilizan para hacer daño a sus parejas o exparejas.

—Como profesional en la materia, ¿cree que pueden estos menores sufrir o repetir en el futuro patrones conductuales de los que han sido víctimas?

—Por supuesto que lo repiten. De ahí, la importancia de la prevención, de la sensibilización y de la atención porque repiten los estereotipos que han visto en su familia, tanto el del padre agresor y maltratador como el de la madre víctima y con las secuelas que ello conlleva.

Toda la actualidad en portada

comentarios