Javier López Martín y Victor Manuel Martín, presidente y director general de Caja Rural
Javier López Martín y Victor Manuel Martín, presidente y director general de Caja Rural - Luna Revenga

Caja Rural tuvo un beneficio de 26,5 millones de euros en 2017 y cerró con 7.377 millones de balance

Unos datos que confirman, afirma su director general, la «solidez, seguridad y eficiencia de su modelo de negocio»

ToledoActualizado:

Solvencia, solidez, seguridad, rentabilidad y eficiencia. Estas han sido algunas de las palabras más repetidas en la rueda de prensa que ha ofrecido este martes el director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín, para presentar sus resultados al cierre del ejercicio 2017. Un periodo que la entidad asegura que ha cerrado con un beneficio de 26,5 millones de euros, mejorando así un 4,08% las cifras que registró en 2016.

Unos datos que el director general de Caja Rural Castilla-La Mancha ha ido desgranando en cada uno de los apartados más relevantes, resaltando que la entidad ha crecido en todos los epígrafes y en todos los márgenes -intereses, comisiones, bruto, neto-, lo que, a su juicio, confirma la «solidez, seguridad y eficiencia de su modelo de negocio». Todo ello, ha asegurado, en un «difícil contexto», con muchos competidores, debido a las tasas negativas en los tipo de interés y a que se han estrechado los márgenes del sector financiero.

Como director general, Víctor Manuel Martín López afirmó que es «una satisfacción y un orgullo tremendo presentar unos resultados que no hace más que confirmar la vigencia de un modelo de negocio centrado en el cliente, no en el producto» y que tiene una ventaja competitiva con el resto, que es la cercanía».

Martín López informó de que la evolución del año ha venido marcada por la mejora en los ingresos recurrentes y la optimización de costes de explotación, lo que ha generado significativas ganancias en eficiencia, cuyo indicador ha evolucionado hasta el 59,40%. «Caja Rural no es la entidad más eficiente del mercado, ya que nosotros no hemos apostado por los despidos para cuadrar números, sino por un buen servicio a nuestros clientes», aclaró el director general de la entidad.

La entidad, añadió Martín López, ha alcanzado 7.377 millones de euros en activos, un 3,87% más que en 2016, unos resultados que sitúan a Caja Rural Castilla-La Mancha como «la primera entidad de la región con diferencia, en resultado bruto, neto y balance y también como la tercera caja rural del país, de forma sólida». Además, el director general explicó que se ha conseguido un margen bruto de intereses de 115,5 millones de euros, lo que supone un 3,1% más que en 2016, mientras que las comisiones netas sumaron 31 millones de euros, un 12,25% más que el año anterior.

Por otro lado, Caja Rural Castilla-La Mancha ha terminado 2017 con un ratio de morosidad del 2,8%, frente al 3,16 del año anterior, y casi cinco puntos por debajo de la media del sector, que se ha situado en el 7,79%, mientras que la ratio de cobertura de saldos dudosos ha crecido hasta el 109,45%, un 8,65% más que en 2016 y casi 60 puntos más que la media del sector, que se fija en el 48,80%.

Asimismo, la inversión crediticia ha subido un 5,83%, con un total de 3.373 millones, con 16.922 operaciones concedidas, por un importe total de 942 millones de euros.

El director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín López
El director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín López

Otro indicador resaltado por Martín López fue la liquidez, ya que Caja Rural Castilla-La Mancha cuenta con 1.324 millones de euros al finalizar el año y dispone de 5.292 millones de euros de recursos aportados por los clientes, que son un 5,7% más que en 2016.

También valoró que la entidad ha cerrado 2017 con 23 trabajadores nuevos, hasta los 1.035 profesionales que atienden a 412.000 clientes en 381 oficinas, entre las que se suman sucursales y agencias, repartidas por Castilla-La Mancha, Madrid, Ávila, Valencia y Alicante.

Martín López también destacó el crecimiento de la banca online en Caja Rural Castilla-La Mancha, ya que cuenta con 200.000 clientes que han realizado 68 millones de transacciones, un 46% más que el año anterior y unas cifras que no se «esperaban alcanzar hasta 2020 o 2021».

Intensa labor social

Por su parte, el presidente de la entidad, Javier López Martín, destacó que la «excelente situación financiera» de la entidad queda también reflejada en su «importante vertiente social», desarrollada por la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha. En 2017, la fundación tuvo un total de 13.549 beneficiarios en programas dirigidos a entidades y personas del ámbito de la discapacidad, lucha contra la pobreza y la exclusión social, programas culturales y de ciencias, fomento del talento y el empleo e impulso del emprendimiento.

Javier López remarcó que un total de 305 cooperativas agrarias trabajan con esta entidad financiera: 24 en Albacete, 36 en Ciudad Real, 29 en Cuenca, 5 en Guadalajara, 172 en Toledo, 15 en Ávila y 24 en Madrid. Por eso, hizo especial hincapié en «la fuerte apuesta y el compromiso histórico de Caja Rural Castilla-La Mancha con el sector agrario y cooperativo, que forman parte de su ADN».