La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, informó de este acuerdo en el Palacio de Fuensalida de Toledo
La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, informó de este acuerdo en el Palacio de Fuensalida de Toledo - ABC

Las ayudas de 429 euros al mes llegarán en 2018 a 4.500 familias de la región

El Gobierno de Castilla-La Mancha aprueba 15, 4 millones para el gasto del Ingreso Mínimo de Solidaridad

También da luz verde también a 6,8 millones para Ayudas de Emergencia Social que llegarán a 5.800 personas

TOLEDOActualizado:

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado este martes la resolución de la Consejería de Bienestar Social por la que se convocan las ayudas del Ingreso Mínimo de Solidaridad (IMS) para 2018, que llegarán a unas 4.500 familias el próximo año, y cuyo presupuesto «casi se ha duplicado en dos años», según anunció ayer la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, que informó sobre este acuerdo, dirigido a «familias de Castilla-La Mancha que carecen de medios económicos suficientes para atender las necesidades básicas de la vida». Se trata de una medida que, según sus palabras, permite acercarse a la futura renta garantizada que formará parte del plan de garantías ciudadanas que se pactó con Podemos tras su entrada en el Gobierno regional.

Para la convocatoria de 2018, se destina al IMS un presupuesto de 15,4 millones de euros, lo que supone que en los dos últimos años casi se ha duplicado la partida, al pasar de 8,2 millones en 2016 a 15,4 millones para el próximo año. Además, Sánchez detalló que la nueva convocatoria introduce «tres importantes novedades», la primera de ellas, el aumento de la cuantía de la ayuda, que sube de 420 a 429 euros por persona y mes. En este sentido, destacó que la media familiar mensual ascenderá a 501 euros en 2018.

Otra de las novedades, según indicó la consejera, es que las ayudas podrán renovarse más de 24 meses, de forma que «se introduce la posibilidad de prórroga de las ayudas una vez agotados los dos años de su percepción». En tercer lugar, se elimina la interrupción de tres meses en el cobro anual de las ayudas, ha destacado la consejera. La consejera expuso que la prestación podrá renovarse más de 24 meses cuando el titular de la unidad familiar tenga a su cargo menores de 16 años y no tenga derecho a una prestación por desempleo, o cuando sea mayor de 55 años y no pueda acceder a un subsidio por encontrase sin empleo. También, cuando haya sido víctima de violencia de género y continúe en un itinerario de inclusión social, con dificultades para acceder al mercado de trabajo, o cuando se den otras situaciones acreditadas por un trabajador social.

La consejera de Bienestar Social apuntó que, en total, podrán beneficiarse en 2018 de las ayudas del Ingreso Mínimo de Solidaridad unas 4.500 familias de Castilla-La Mancha, el 50 por ciento más que en 2017.

Ayudas de Emergencia Social

Por otra parte, Sánchez informó de que el Consejo de Gobierno acordó la resolución que permite convocar las Ayudas de Emergencia Social para 2018, que cuentan con un presupuesto de 6,8 millones de euros y podrán llegar a unas 5.800 familias de la región. Las Ayudas de Emergencia Social son una prestación económica destinada a atender situaciones de urgente y grave necesidad, excepcionales y previsiblemente irrepetibles, que no pueden ser atendidas a través de ningún otro recurso.

«En definitiva, el objetivo del Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del IMS y las Ayudas de Emergencia Social, es la inserción social de aquellas personas y unidades familiares que, por carecer de recursos económicos suficientes, no pueden atender sus necesidades básicas», afirmó la consejera.

Con ello, subrayó que estas acciones están dirigidas a «mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, especialmente, de la más vulnerable y reducir las tasas de pobreza de Castilla-La Mancha, así como reforzar la protección social y económica de las familias más necesitadas».