El doctor Alejandro Berenguel, cardiólogo de Sport Cardiology Center, en HM IMI Toledo
El doctor Alejandro Berenguel, cardiólogo de Sport Cardiology Center, en HM IMI Toledo - CARLOS HORMIGOS

El 95% de las muertes súbitas en el deporte «se podrían evitar con un reconocimiento previo»

El doctor Berenguel explica, con motivo del Día de las enfermedades cardiovasculares, la importancia de someterse a revisiones médicas tanto para deportistas como para aficionados

TOLEDOActualizado:

Este martes, 14 de marzo, se celebra el Día de la Prevención de las enfermedades cardiovasculares, la primera causa de muerte en España. El doctor Alejandro Berenguel, cardiólogo de Sport Cardiology Center, en HM IMI Toledo, nos da algunos consejos para llevar una vida saludable y realizar deporte de forma segura para evitar, entre otras, las muertes súbitas de deportistas que han aumentado en los últimos años. En españa se han producido 157 casos.

-Practicar deporte y llevar una vida saludable son los principales los consejos que dan ustedes los cardiólogos. ¿Es importante someterse a una reconocimiento antes de comenzar a hacer ejercicio?

-No solo es importante, sino que debería ser imprescindible. Lo que hay que diferenciar es qué tipo de reconocimiento, para según qué nivel competitivo. No es lo mismo un deportista recreacional de fin de semana que un deportista que corre maratones, ironman o carreras de ultrafondo. Por otra parte hay que diferenciar si lo que se persigue con el estudio es descartar patologías que puedan poner en riesgo nuestra salud a la hora de practicar deporte, o bien ayudarnos de las técnicas médicas de diagnóstico para optimizar y mejorar nuestro rendimiento, por ejemplo, mediante la ergometría con análisis de gases y el análisis de los umbrales ideales de entrenamiento.

-¿Qué pruebas se incluyen en este reconocimiento?

-Lo más básico pero no por ello menos importante es hacer una adecuada historia clínica, que incluya los antecedentes familiares de cardiopatías o muertes súbitas, acompañado de una exploración física y un electrocardiograma. Este sencillo screening nos va a poner ya en la pista acerca de si es preciso profundizar con otras pruebas complementarias. Ante la mínima sospecha de patología habría que hacer un ecocardiograma, que es la prueba prínceps a la hora de descartar enfermedades potencialmente causantes del síndrome de muerte súbita del deportista. Su realización ya nos va a descartar el 90% de causas responsables del síndrome de muerte súbita. Y a partir de la 4ª década de la vida habría que plantearse complementar el estudio con una prueba de esfuerzo para descartar enfermedad coronaria, pues a partir de esas edades la enfermedad coronaria comienza a ser ya muy prevalente.

-¿Y para los atletas de nivel competitivo?

-Si hablamos de atletas de cierto nivel competitivo, la realización de la ergometría debería idealmente complementarse con el estudio de gases espirados, mediante una ergoespirometría, con el fin de diseñar el entrenamiento basado en los umbrales aeróbicos y anaeróbicos. Conviene reseñar que esta prueba no es exclusiva de los atletas de élite, como hace unos años, y cada vez se está extendiendo su utilización entre el deportista amateur, fruto por una parte del mayor conocimiento del deportista acerca de los fundamentos e importancia de un adecuado entrenamiento y por otra parte de la cada vez mayor propuesta de servicios altamente tecnificados a precios muy asequibles.

-¿Qué podemos evitar si nos hacemos las pruebas adecuadas?

-Sobre todo poner en riesgo nuestras vidas de modo innecesario. Nunca vamos a alcanzar la cifra de «muertes súbita cero» relacionadas con el deporte, al menos no a corto plazo, pero si podemos evitar hasta un 90-95% de muertes, con un adecuado reconocimiento médico previo.

-157 personas fallecieron por muerte súbita en 2016 practicando deporte. ¿Cómo podemos concienciar a la población de la importancia de someternos a este tipo de pruebas?

-Murieron muchísimas más persona de muerte súbita en España que esas 157, pero esas 157 fallecieron mientras practicaban su deporte favorito, y eso es lo triste, gente joven, a veces niños, practicando una actividad inicialmente no de riesgo, y que fallecen súbitamente cuando, hasta en un 95% de los casos esa muerte se podría haber evitado con un adecuado reconocimiento previo. La mejor manera de concienciar a la población son las campañas divulgativas y de información. Ahí los medios tenéis una gran responsabilidad. Pero también nuestros legisladores, definiendo los requisitos mínimos, desde el punto de vista médico, necesarios para participar en cualquier competición deportiva. A este respecto hay experiencias en países de nuestro entorno, como Italia o Francia, donde exigiendo un mínimo reconocimiento pre-competitivo se consiguió un descenso drástico en las muertes súbitas relacionadas con el deporte.