Cristina produce y protagoniza en Madrid la comedia «Estrógenos»
Cristina produce y protagoniza en Madrid la comedia «Estrógenos» - INSTAGRAM
Reportaje

La vida después de OT

Cristina Esteban y Jesús de Manuel han sido los dos únicos concursantes de Castilla-La Mancha en el famoso «talent show». Más de una década después de su paso por la academia, ambos siguen en el mundo de la música

Actualizado:

Cristina Esteban (Cuenca, 1990) salió de la academia un domingo y el martes ya estaba de vuelta en el instituto. Con la mochila a cuestas. Al fin y al cabo, solo tenía 16 años. «No estaba mentalmente preparada para eso. En clase me aburría, mi mente no estaba allí. Las primeras semanas buscaba la normalidad y la gente no era normal conmigo. Yo era la misma persona, pero te trataban de una manera diferente», dice sobre una historia de la que ya han pasado once años.

Un poco antes, en el verano de 2005, Jesús de Manuel (Puertollano, 1981) vivió una experiencia parecida: «Nuestra final la vieron siete millones de personas y nuestra edición fue una de las más vistas. Al principio no podía ir al cine, ni a comprar a un supermercado porque todo el mundo me reconocía».

La academia de la que hablamos es musical y es la más famosa de España: la de Operación Triunfo. Cristina y Jesús son los dos únicos castellano-manchegos que han participado en este programa de television, ahora otra vez en boga después de su última edición. Jesús fue uno de los concursantes de la cuarta edición de OT, la primera bajo el amparo de Telecinco. Quedó 14º. Cristina concursó en la quinta edición y fue 13º.

Más de una década después de su paso por el «talent show», ambos siguen viviendo de la música. Cristina produce y protagoniza en Madrid la comedia «Estrógenos». Además, actúa en el musical «Mi madre, Serrat y yo» y también es profesora de Teatro Musical en la Escuela de Víctor Ullate. Jesús ha publicado tres discos (del primero, «Amor de contrabando», se vendieron 20.000 copias y hubo una reedición) y ahora anda con su último single, «Por qué no le cuentas».

«OT es un trampolín. Ningún programa músical te da esa oportunidad cuando sales. Creo que el secreto para que siga funcionando es que le den un poco de tregua, de aire. Esta edición ha estado bien y ahora habría que parar un par de años, como hacen en los Mundiales o las Eurocopas. El problema es que, como ven que funciona, lo queman; y ni la industria musical, ni el público, están preparados para asimilar 16 caras cada siete u ocho meses», dice el de Puertollano.

«El secreto de OT es que le den aire. Ni la industria, ni el público están preparados para asimilar 16 caras cada siete meses», opina Jesús de Manuel

Por Operación Triunfo ya han pasado más de 100 concursantes. No todos han triunfado, claro está, y para Cristina aquí está la clave:en no dar nada por hecho. «Para mí todo fue bueno en OT. Me trataron súper bien y no me prometieron nada. En el programa nadie te asegura que vas a tener éxito, ni que vas a ganar mucho dinero, ni que vas a tener mucho trabajo. Si alguien se cree eso, es su problema. Yo nunca pensé en el más allá y fue un sueño lo que viví», cuenta.

Por fortuna, desde que la conquense salió de la academia «no he parado de trabajar de lo mío, que es la música». Su primer cometido fue de protagonista en el musical «El diario de Ana Frank». A la vez presentó el programa «CMTop» en la televisión de Castilla-La Mancha (estuvo cinco años) e iba de ruta por los estadios de Segunda División cantando en los descansos gracias al patrocinio de BBVA. También en este tiempo ha estudiado Arte Dramático y tiene un máster de cine y televisión. Su próximo proyecto es ahondar en la producción.

Jesús está promocionado «Por qué no le cuentas», su último single
Jesús está promocionado «Por qué no le cuentas», su último single-TWITTER

«Supervivientes»

Jesús de Manuel, mientras, enganchó OT con «Supervivientes», un «reality» de Telecinco que «supuso que la gente me conociera aún más». Dice que no se arrepiente de haber participado en casi todos los programas del corazón de Mediaset: «Siempre que pueda ir a promocionar mi música y a que hablen de mí desde un punto de vista blanco, los utilizaré; igual que ellos te utilizan a ti».

«En OT nadie te asegura que vas a tener éxito, ni que vas a ganar mucho dinero. Si alguien se cree eso, es su problema», dice Cristina

Entre tanto también ha sido padre y está «orgulloso de seguir con la esencia con la que todo el mundo me conoció, de tener los mismos amigos, de haberme administrado económicamente bien, de no haberme rebajado cuando he tenido menos conciertos...». Ahora, por suerte, asegura que está en una buena etapa y ya tiene firmadas 19 fechas para el verano.

En resumen, a ambos la vida (después de OT) les sonríe, aunque no todo es tan bonito como parece en televisión. «En el mundo del ‘artisteo’ hay mucha soledad y yo me he perdido muchas cosas. Por ejemplo, no he ido de botellón. ¿Lo echo en falta? No, porque he vivido otras cosas que no ha vivido la gente de mi edad, como llenar el Palau Sant Jordi», cierra Cristina.