La plataforma también niega que sean incompatibles las prestaciones por hijo a cargo con las prestaciones para cuidados en el entorno familiar
La plataforma también niega que sean incompatibles las prestaciones por hijo a cargo con las prestaciones para cuidados en el entorno familiar - Francisco Javier De las Heras

La plataforma de la Dependencia pide el cese de la directora general Ana Saavedra

Por hacer unas declaraciones falsas como, por ejemplo, que los dependientes están obligados a comunicar a la administración los posibles cambios que se produzcan en su situación personal

TOLEDOActualizado:

La plataforma en defensa de la ley de Dependencia pidió ayer el cese fulminante de Ana Saavedra, directora general de este área en Castilla-La Mancha, por realizar unas falsas declaraciones. Según la plataforma, Saavedra dijo que los dependientes están obligados a comunicar a la administración los posibles cambios que se produzcan en su situación personal cuando la verdad es que es la administración la que puede recabar esa nueva información por sus propios medios.

Por otro lado, la plataforma también niega que sean incompatibles las prestaciones por hijo a cargo con las prestaciones para cuidados en el entorno familiar. «Su ignorancia es supina», dicen en relación a Saavedra.

Si no se la cesara, la plataforma exige una «rectificación inmediata» de la directora general y «que pida perdón a la parte de la sociedad, la más vulnerable, a la que ha ofendido en su dignidad». Asimismo, solicitan a la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, que desautorice «de forma inequívoca sus desafortunadas declaraciones».

El comunicado, hecho público en la medianoche del sábado al domingo, también compara a la actual directora general de Dependencia del Gobierno de Castilla-La Mancha con José Ignacio Echániz, consejero de Sanidad y Servicios Sociales durante la pasada legislatura. La actitud de Saavedra, dice la plataforma, «recuerda, de forma sangrante, las formas del anterior consejero, de infausto recuerdo para todos los dependientes, cuando insultaba y humillaba a este colectivo. Nos llamaba ‘francotiradores’ porque reclamabamos los derechos que la ley nos otorgaba».