El presidente de Castilla-La Mancha con responsables de los artesanos y cuchilleros, además del portavoz regional y la consejera de Economía
El presidente de Castilla-La Mancha con responsables de los artesanos y cuchilleros, además del portavoz regional y la consejera de Economía - JCCM

Page defiende en Bruselas la cuchillería y la artesanía

El presidente de Castilla-La Mancha insta a la Comisión Europea a crear una reglamentación que defina las Indicaciones Geográficas no agroalimentarias

ToledoActualizado:

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha instado a la Comisión Europea a crear en 2017 una reglamentación que establezca las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGPs) no agroalimentarias «para los productos que se acomoden a estas condiciones», una reivindicación que comparte con otros países como Italia o Francia, y que servirá para luchar contra el fraude.

Así lo ha indicado este miércoles el presidente castellano-manchego desde el Parlamento Europeo en Bruselas, hasta donde se ha desplazado para establecer una estrategia en defensa del sector cuchillero albaceteño y de la artesanía regional, un viaje en el que está acompañado por el presidente de la Federación Regional de Artesanos (Fracaman), Roberto Perea; el responsable de la Asociación de Cuchillería y Afines (Aprecu) de Albacete, Juan Andrés Barbero, y su próxima sustituta al frente de la entidad, María Pilar Jiménez, así como de varios miembros de su Ejecutivo.

En palabras del presidente castellano-manchego, se trata de una forma de «proteger nuestra producción y de que no se deslocalice», a la vez que se persigue mejorar su calidad. «Los consumidores de todo el mundo tienen asumido este hecho con alimentación, y ahora estamos hablando de trasladar este concepto de protección a lo que no es alimentario», productos que se elaboran siguiendo una metodología artesanal y que son de gran importancia en la región «porque arraigan puestos de empleo y una industria concreta que nos permite competir contra el fraude».

García-Page ha advertido que esta medida «no atenta ni es incompatible con el libre mercado, más bien al contrario», pues evitará por ejemplo que se puedan hacer navajas «con la marca de Albacete» desde China.

«En este maremagnum complejo que es hoy la política internacional, y mucho más desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE.UU., Europa tiene que tomar mucha más conciencia que nunca de lo que es», porque va a ser necesario iniciar «un nuevo ciclo de reafirmación de los conceptos y valores europeos», ha augurado el presidente, al tiempo que ha recordado que «siempre que ha habido un ciclo involucionista al otro lado del Atlántico, Europa se ha reencontrado consigo misma y ha ganado en autoestima colectiva».

El presidente regional ha mantenido una reunión de trabajo con la vicepresidenta del Parlamento Europeo, Evelyne Gebhardt, y el eurodiputado Nicola Danti, ponente del informe sobre la protección de las indicaciones geográficas de la UE a productos no agrícolas, para mostrar su defensa del sector artesano de la región y de la cuchillería de Albacete, una industria se suma importancia con más de 1.000 puestos de trabajo asociados.