Imagen de las industrias en Puertollano
Imagen de las industrias en Puertollano - Ecologistas en Acción

Nubes de gases contaminantes cubren el cielo de Puertollano

Ecologistas en Acción pide responsabilidades ante los últimos episodios de polución atmosférica

Ciudad RealActualizado:

Estos últimos días Puertollano ha despertado neblinoso. Las emisiones procedentes del complejo petroquímico y de la fábrica de fertilizantes del área industrial de la localidad están dispersándose más despacio de lo normal. La causa: la ausencia de vientos, inusual para estas fechas que corren, y la escasez de lluvias, siempre deseables para lavar la atmósfera. Los aparatos medidores que permanecen en 4 puntos de la localidad, por el momento, no han indicado superaciones en los niveles de contaminantes que permite la ley, según informan desde la Viceconsejería de Medio Ambiente y Agricultura, donde aseguran que se mantienen vigilantes. Pero lo cierto es que el tiempo anticiclónico está reteniendo densas masas de humo en capas muy bajas de la atmósfera, causando lo que los expertos llaman un efecto ‘boina’ sobre Puertollano y el valle del río Ojailén.

La organización Ecologistas en Acción ha pedido responsabilidades para que cese la sucesión de estos episodios de polución atmosférica, y ha recordado al Consejo Local de Medio Ambiente que finalice los trámites necesarios para instar a la Junta a que haga un estudio epidemiológico de la población, medida que ya figuró por primera vez en la Agenda Local 21 del municipio. Los ecologistas piden además ampliar el abanico de parámetros analizados, actualmente reducido a 6 o 7, entre ellos el ozono troposférico, el dióxido de carbono, el dióxido de azufre o el óxido de nitrógeno, compuestos muy presentes en zonas de actividad industrial.

Como medida preventiva a la formación de estas nubes contaminantes, la organización medioambiental propone a las centrales que sus responsables estén al tanto de las previsiones meteorológicas y reduzcan progresivamente la producción cuando el pronóstico sea de tiempo seco y soleado. Según indican, parar la maquinaria inmediatamente después del avistamiento de las nubes sería un error, debido a que las chimeneas despiden muchos más gases en el momento en que calderas y compresores se ponen en marcha.

Neblina existente en el cielo de Puertollano
Neblina existente en el cielo de Puertollano-Ecologistas en Acción

Vicente Luchena, coordinador de Ecologistas en Acción en el Valle de Alcudia, insiste, junto con su equipo, en la idea de que se redacte un informe «con datos exactos de cómo estos fenómenos están afectando a la salud humana», contando, por ejemplo, cuántos ingresos por reacciones alérgicas o dificultades respiratorias está habiendo en urgencias los días que no sopla el viento. «Las emisiones son constantes, y están sujetas a una legislación más restrictiva que en otras comunidades», apunta el concejal de Medio Ambiente de la localidad, Jesús Gallardo, pero «el problema se agudiza cuando nuestro aliado, que es el viento, no trabaja», asevera Luchena.

Pese a estos resultados, que en cuanto superan ligeramente los niveles permitidos llegan al laboratorio central de Toledo y enseguida se transmiten a las plantas industriales, a través del sistema Avis@, explican desde la Viceconsejería, lo cierto es que «la nube tóxica la notamos sin necesidad de medirla con ningún aparato», afirma el coordinador ecologista. Él mismo sugiere que sería conveniente cambiar las mediciones de los aparatos, que lo hacen sobre cantidades medias en el tiempo y no tienen en cuenta los picos, es decir, las franjas horarias donde las emisiones son más fuertes, aunque caigan después de forma drástica cuando suele soplar el viento.

Como precedente, en 2010, la Sociedad Española de Alergología ya publicó un estudio coordinado por la doctora Pilar Mur, del Hospital de Santa Bárbara de Puertollano, que demostraba el agravante de la contaminación en los síntomas de los pacientes alérgicos. El estudio se hizo comparando individuos de Puertollano y Ciudad Real, de 50.000 y 74.000 habitantes respectivamente, y se vio que un 24% de los primeros tuvieron que ser hospitalizados por afecciones alérgicas, frente a un 14% de los ciudadrealeños, procedentes de una ciudad más dedicada al sector servicios. El estudio añade que los alérgicos de Puertollano incluso se descompensaban hasta tres veces más, llegando a padecer broncopatías o enfermedades dermatológicas, y de un modo más rápido.