De izquierda a derecha: Fernando Galván, Emiliano García-Page y Ángel Felpeto
De izquierda a derecha: Fernando Galván, Emiliano García-Page y Ángel Felpeto - Ana Pérez Herrera

Mientras espera la UCLM, la Junta apoya con 93,5 millones al campus de Guadalajara

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, lamenta que el contrato-programa se firmara en Toledo

ToledoActualizado:

«Este es un buen ejemplo de cómo hay que hacer la cosas». Con esta afirmación tan categórica comenzó este lunes su alocución el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el acto de la firma del contrato-programa entre el Gobierno regional y la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) 2018-2021 Este acuerdo implicará la inversión de hasta 93,5 millones por parte del Ejecutivo para hacer realidad el campus de Guadalajara, una cantidad en la que se suma la subvención nominativa y la construcción del nuevo espacio universitario.

Un acto, el de la firma del contrato-programa, que estuvo marcado por el intercambio de parabienes entre el García-Page y el rector de la UAH, Fernando Galván, que en próximas semanas dejará su cargo para convocar elecciones y dar paso a su sucesor en el rectorado y que tenía como objetivo cerrar este acuerdo antes de marcharse. Una buena sintonía que se contrapone con la relación actual que vive el Gobieno autonómico con la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que está en horas bajas debido a los numerosos desencuentros que últimamente viven ambas instituciones.

De hecho, el presidente castellano-manchego no paró de agradecer la «lealtad» de Fernando Galván a la hora de negociar porque, según subrayó, «el Gobierno y la Consejería de Educación han tenido en todo momento diálogo transparente e información sobre gastos, cuentas y personal». Unas alabanzas que todo el mundo entendió como un velado reproche al rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, que hasta ahora ha venido manteniedo un duro pulso con la Administración regional en la negociación del apoyo económico dentro del acuerdo marco. «Sin lealtad ni seriedad en el debate es imposible llegar a ningún consenso», manifestó tajante García-Page.

Pero, este lunes, el jefe del Ejecutivo autonómico no quiso hablar directamente de todo lo que queda pendiente de resolver con la UCLM, sino que se limitó a alegrarse por el contrato-programa que firmó con la UAH, un acuerdo al que se ha llegado después de muchos meses de negociaciones. Un documento que regula la financiación de esta institución universitaria procedente del Gobierno regional en su campus de Guadalajara, en el que en el curso 2016-17 estudiaron 3.426 alumnos, impartieron clases 470 profesores y, además, trabajan 46 personas de administración y servicios.

La Universidad de Alcalá oferta actualmente en el campus de Guadalajara doce títulos de grado, dos másteres y también acoge las prácticas de un grado de Fisioterapia, cuyas clases se imparten en otro campus, y gracias a la firma del contrato-programa se impartirá también el Grado en Ingeniería Biomédica y el Grado en Logística.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, comentó que el objetivo del Ejecutivo autonómico al firmar este acuerdo es que la UAH «consiga los estándares de calidad necesarios y garantice el futuro». Todo esto, a su juicio, «no podría hacerse sin la construcción del necesario nuevo campus en la parcela en donde se ubica el Colegio de Huérfanos María Cristina». En este sentido, recordó que existe la «meta definida» de implantar las dos nuevas titulaciones de Grado en Ingeniería Biomédica y Grado en Logística, que están condicionadas al nuevo campus.

Por su parte, el rector de la UAH subrayó la importancia de la firma del contrato-programa porque «da estabilidad hasta 2021», pues proporciona una «financiación fija, que permitirá hacer frente a los gastos estructurales, como pagar los salarios y el gasto corriente».

Reparto de la inversión

En concreto, el contrato-programa prevé que el Gobierno regional  destine 43,5 millones de euros para la subvención nominativa, la implantación de nuevas titulaciones y el cumplimiento de los objetivos firmados hasta el año 2021, a razón de 9 millones para 2018, 11 millones para 2019, 11,5 millones para 2020 y 12 millones para 2021.

Además, también se reservan 50 millones de euros para la construcción del nuevo campus en el centro de Guadalajara, para lo que el presidente castellano-manchego anunció que el consejero de Educación, Cultura y Deportes se pondrá en contacto «con urgencia» con el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, para avanzar en la cesión de los terrenos necesarios. Si bien, advirtió de que también está dispuesto a «negociar directamente con el Ministerio de Defensa» o ubicar el campus en otro sitio si el Ayuntamiento entorpece la construcción en el espacio previsto, una opción que recoge el documento rubricado ayer.

Un guante que fue recogido por el regidor guadalajareño, que ayer ratificó su defensa por el campus universitario en Guadalajara, «un proyecto por el que siempre he luchado y lucharé», destacó, «aunque Page lo esté dilatando intencionadamente». Así se expresó ayer Antonio Román, a través de un comunicado de prensa, minutos después de que la UAH y la Junta firmaran en Toledo el contrato-programa para la institución académica.

Román recordó que el presidente de Castilla-La Mancha «se ha negado a firmar un convenio con el Ayuntamiento de Guadalajara con los compromisos que exige la Ley», al tiempo que confía en que este contrato-programa «pueda dar salida por fin al proyecto de la universidad». Además, señaló que en el momento de realizar las declaraciones no tenía conocimiento ni del acto ni del contenido del acuerdo, más allá de lo publicado en prensa.

Sin embargo, el secretario provincial del PSOE en Guadalajara, Pablo Bellido, indicó en una nota que, una vez firmado el contrato-programa, «ahora tan sólo falta que el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, y el PP dejen de poner zancadillas para tratar de impedir que se haga el campus».