Entierro de Gonzalo Buján en la localidad ciudadrealeña de Herencia
Entierro de Gonzalo Buján en la localidad ciudadrealeña de Herencia - Efe
HERENCIA

Prisión sin fianza y comunicada para dos de los detenidos, y un tercero queda en libertad condicional

Se investiga si utilizaron unas pinzas para cargar baterías como objeto contundente para golpear a Gonzalo Buján, quien murió por un derrame cerebral debido a un golpe

Actualizado:

Dos de los tres feriantes detenidos por la paliza que causó la muerte del joven Gonzalo Buján, fallecido en Herencia (Ciudad Real) el sábado, ingresaron esta noche en la prisión de Herrera de la Mancha (Manzanares). Uno de ellos habla «de mala suerte, un mal golpe».

Uno de los feriantes que ha ingresado en prisión
Uno de los feriantes que ha ingresado en prisión

Mientras, un tercer arrestado fue puesto en libertad condicional. Tendrá que comparecer dos días al mes en el juzgado, que le ha retirado el pasaporte. Su comparecencia fue breve ante el juez, no así la de los otros dos detenidos, que prestaron declaración durante horas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Alcázar de San Juan, que está de guardia.

En la calle, medio centenar de amigos de Gonzalo procedentes de Herencia, de donde era natural; Campo de Criptana y Alcázar, se ha concentrado este martes para «pedir justicia».

Según parece, la Guardia Civil investiga dos versiones sobre el suceso que aún están por verificar. La primera, mantenida por los feriantes —principales sospechosos—, señala la supuesta existencia de una tercera persona, de nacionalidad rumana, excluida del negocio ferial, que habría llegado a la turba de gente formada detrás de las atracciones aquella noche y habría propinado una paliza al joven.

Pinzas para baterías

La otra versión, más fiable para la Guardia Civil, inculpa a los otros dos detenidos, padre e hijo, empleados de la feria. Uno de ellos -falta por aclararlo- habría golpeado a la víctima en la cabeza con unas pinzas para recargar baterías de coche, ocasionando la muerte a Gonzalo. También con ese elemento fue golpeado otro amigo del fallecido, que lo acompañó al lugar donde se encontraba una amiga de Gonzalo discutiendo con una mujer del presunto grupo homicida. Sin embargo, el testigo no logró ver si fueron usadas también en la agresión al finado. Después, en una segunda escena del suceso, habría un forcejeo, entre más personas, que salieron con moratones y magulladuras, perdiendo un diente uno de ellos.

La autopsia a la víctima ha revelado que Gonzalo murió por un derrame cerebral debido a un golpe con un objeto contundente. Supuestamente, el único elemento usado fueron los cables de batería del padre acusado de los hechos.

La familia de la víctima ha agradecido la rápida actuación de la policía local y de la Guardia Civil de Herencia, así como las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento.