El Gobierno de Castilla-La Mancha puso en marcha la campaña «Navidad en Compañía. Ningún mayor solo» para que ningún mayor estuviese solo durante las pasadas fiestas
El Gobierno de Castilla-La Mancha puso en marcha la campaña «Navidad en Compañía. Ningún mayor solo» para que ningún mayor estuviese solo durante las pasadas fiestas - ABC
Solidaridad

La Junta facilitó pasar la Navidad «en familia» a 63 personas mayores

Los 90 centros de Acescam estuvieron disponibles y de manera gratuita del 21 de diciembre al 8 de enero

TOLEDOActualizado:

En España hay casi dos millones de personas mayores de 65 años que viven solas. No solo viven, sino que están solas. Una triste realidad que el Gobierno de Castilla-La Mancha, en colaboración con la Asociación de Castilla-La Mancha de Residencias y Servicios de Atención a los Mayores (Acescam), intenta paliar desde hace seis años mediante el programa «Navidad en Compañía. Ningún mayor solo».

Básicamente, esta iniciativa tiene un objetivo: que estos mayores pasen las fechas más entrañables del año en compañía de otras personas en su misma situación. Pasada la Navidad, el Gobierno regional hizo balance este miércoles. En total, fueron 63 los mayores que acudieron a alguna de las 90 residencias de Acescam durante las pasadas fechas festivas. En concreto, desde el 21 de diciembre hasta el 8 de enero.

El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Ignacio Hernando, dijo que las estancias ascendieron a 1.014. Fueron un 30 por ciento más que el año pasado (se registraron 781 estancias) y un 120 por ciento más que en 2014 (con 460 estancias), cuando el anterior Ejecutivo regional, del PP, tenía en una situación de «abandono institucional» a estas personas que se encuentran solas, criticó Hernando.

Por estancias se cuenta cada vez que el mayor acudió a una residencia a comer, cenar o dormir. Por supuesto, gratis. El portavoz del Ejecutivo regional precisó que de este programa también se pudieron beneficiar aquellos mayores que estén a cargo de un familiar con discapacidad y los matrimonios que igualmente se encuentren en situación de soledad.

Mientras, Acescam publicó un comunicado en el que su presidente, José Manuel Llario, agradeció tanto a la Junta de Comunidades como a los empleados de las residencias su sensibilidad. Acescam también precisó el número de estancias por provincias: en Ciudad Real fueron 607, en Albacete 185, en Cuenca 157 y en Toledo 55.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno también hizo balance de los inmigrantes en situación irregular que se han beneficiado de la tarjeta sanitaria en Castilla-La Mancha desde que esta entró en vigor el 1 de marzo de 2016 hasta el cierre del año pasado. En total, se expedieron 3.662 tarjetas de este tipo: 1.342 en Toledo, 704 en Guadalajara, 612 en Albacete, 278 en Ciudad Real, 277 en Cuenca, 258 en Talavera, 140 en Alcázar de San Juan y 51 en Puertollano.

Hernando dijo que en este tiempo se han atendido a ciudadanos de 54 nacionalidades, principalmente de Marruecos, Colombia y Venezuela. También explicó que para el Gobierno regional la medida tiene un coste económico mínimo. «El precio a pagar de atender o no atender a menos de 5.000 personas en Castilla-La Mancha, sinceramente, es un precio muy muy alto, comparado con el precio económico, que prácticamente es nulo», explicó, y añadió: de hecho, «el 70 por ciento del gasto sanitario de una persona se hace en su último año de vida».

77.485 recetas electrónicas

El Consejo de Gobierno también analizó las recetas electrónicas dispensadas a ciudadanos de otras regiones. En total, en Castilla-La Mancha se autorizaron 77.485 durante el segundo semestre del año pasado. El de la receta electrónica es un programa que ya se ha implantado en 14 de las 17 comunidades autónomas y que pretende que los pacientes se beneficien de una efectiva sanidad pública nacional.