Camino cercano a la localidad albaceteña de La Roda
Camino cercano a la localidad albaceteña de La Roda

Una joven denuncia un intento de violación y secuestro en La Roda

El supuesto agresor es un español de 30 años, de unos 185 centímetros de altura, corpulento, con barriga, pelo corto y ojos marrones

Actualizado:

Gabriela Álvarez Sejas (Quillacollo, Bolivia, 1997) pasea a su perro todos los días por un camino cercano al cementerio de la localidad de La Roda (Albacete). Jamás había tenido ningún problema, hasta que el 11 de junio pasó el que ha sido «el peor día de su vida», como reconoce a ABC su hermana Helen.

El motivo es que la joven boliviana de 21 años, que lleva en España 14 años, ha denunciado que ese día un hombre la intentó violar y secuestrar. Momentos después de que dieran las tres de la tarde, Gabriela caminaba por el descampado por el que pasea a diario tranquilamente con su perro. Se trata de un paraje donde hay un camino por el que también transitan numerosas personas y vehículos.

Ese día vio cómo el conductor de una furgoneta de color blanco —de la que se desconoce la matrícula— paró junto a ella para preguntarle dónde estaba un lugar que mostraba en un papel. Gabriela pudo leer un código (FQ0023) y una dirección (calle Benítez) de Tarancón (Cuenca), según se recoge en la denuncia que formuló en la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo sobre las 20.00 horas.

Tras responder al conductor que desconocía dónde estaba esa dirección, Gabriela prosiguió su marcha a pie, pero instantes después notó que le agarraban por la espalda, tapándole la boca y sujetándole por la cintura para introducirla dentro de la furgoneta. En el forcejeo que mantuvo para intentar zafarse del supuesto agresor, la joven boliviana denuncia que le realizó tocamientos. Incluso llegó a sufrir daños físicos, como arañazos en la espalda y hematomas en la pierna izquierda a causa de una fractura cerrada de peroné, como se puede leer en el informe clínico de la doctora que le atendió en el servicio de Urgencias del centro de salud de La Roda.

Según cuenta la hermana de la agredida, y como se puede leer en la denuncia, esa lesión en la pierna se produjo debido a la patada que Gabriela le propinó en la espalda a su agresor, lo que le permitió huir corriendo a un campo de viñedos y olivos próximo. Escondida detrás de los árboles, pudo observar cómo el conductor dirigió la furgoneta por la carretera de Villalgordo.

Preguntada por las características físicas del conductor de la furgoneta, Gabriela lo describió como «un chico español de unos 30 años, de unos 185 centímetros de altura, de complexión corpulenta, con barriga, con la cara alargada, con mofletes, con pelo corto de color negro, peinado clásico (raya a un lado) y con ojos marrones oscuros». Con estos rasgos, agentes especializados de la Guardia Civil realizarán hoy en La Roda un retrato robot del supuesto agresor.