Traslado de uno de los cuerpos hallados en la vivienda de Campo de Criptana
Traslado de uno de los cuerpos hallados en la vivienda de Campo de Criptana - EFE

Una madre y dos hijos mueren estrangulados y el padre se tira por la ventana

Las investigaciones apuntan a que se trata de un nuevo caso de violencia machista

Ciudad RealActualizado:

Una mujer de 42 años y sus dos hijos, un niño y una niña de 8 y 5 años, respectivamente, han aparecido muertos en una vivienda de Campo de Criptana (Ciudad Real), en un posible caso de violencia machista, según la Guardia Civil, mientras que el padre, de 46, también ha fallecido tras precipitarse por la ventana del domicilio.

Tanto la mujer (Ana María Rosado) como los hijos (Daniel y Paula) fueron supuestamente estrangulados por el padre y en el piso había un fuerte olor a gas butano, han informado a Efe fuentes de la investigación.

El padre, Manuel García-Buestamante, trabajaba desde hace seis años en la piscina municipal climatizada de Campo de Criptana (15.000 habitantes), de donde era natural. Según han contado a abc.es compañeros de trabajo, Manuel sufría una «enfermedad de tipo nervioso» para la que necesitaba medicación, aunque «era incapaz de matar una mosca». «Era una bellísima persona», lo definió una vecina de la misma calle donde vivía la familia. Otros vecinos apuntaron a Efe que la madre, nacida en la vecina localidad de Pedro Muñoz (a 18 kilómetros), estaba en tratamiento sanitario.

Los hechos ocurrieron en un bloque de pisos situado en el cruce de las calles Convento y Tercia. Manuel y su familia se mudaron allí hace un mes y medio, aproximadamente. Fuentes consultadas por ABC han informado que sobre las nueve de la mañana la Guardia Civil ha tenido conocimiento de que un hombre se había arrojado al vacío desde la ventana del inmueble, en un segundo piso del número 10 de la calle Convento, por lo que una patrulla de agentes se trasladó hasta el lugar. Comprobaron que nadie respondía a la llamada ni tampoco los niños estaban en el colegio. Tanto el hombre, nacido en 1969, como la mujer, de 1974, eran de nacionalidad española.

De este modo, los agentes llamaron a un cerrajero para que abriera la vivienda, de la que salía un fuerte olor a gas, y encontraron en su interior a una mujer y dos menores fallecidos. Fuentes de la Guardia Civil han señalado que «todo apunta» a que se trate de un caso de violencia machista.

Asimismo, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha precisado que no existía denuncia previa por malos tratos, no había antecedentes de este tipo y ni la mujer ni su familia habían solicitado recursos del Ejecutivo regional.

Compañeros de Manuel han informado que él acudía a menudo a la piscina climatizada acompañado de su familia y todos los domingos por la mañana iba a bañarse con los hijos. «Nada nos hacía pensar que algo así podía suceder. Algo muy gordo ha tenido que pasar entre este martes y este miércoles para que haya ocurrido esto», ha especulado uno de los trabajadores de la instalación municipal. Este miércoles, Manuel tendría que haber entrado a trabajar a las 16.30 horas y su jornada laboral habría terminado a las 23.00 horas.

El Ayuntamiento de Campo de Criptana ha decretado dos días de luto por el trágico suceso. La madre y sus dos hijos serán enterrados este jueves después del funeral que se celebrará en la parroquia san Pedro Apóstol de Pedro Muñoz a las 18.00 horas.

La lacra de la violencia de género

En lo que va de año, 17 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas -uno de estos casos, el de Redondela (Pontevedra) sigue en investigación-, un menor ha muerto a manos de su padre y ocho niños han quedado huérfanos como consecuencia de esta lacra.

De confirmarse que este es un nuevo caso de violencia machista, las muertas ascenderían a 18 y los menores asesinados a tres.

En Castilla-La Mancha han fallecido cinco mujeres en lo que va de año, además de las víctimas de hoy: dos en Seseña (Toledo) en apenas quince días, otra mujer en Mora (Toledo) y una mujer y su hija de 18 años en Daimiel (Ciudad Real).