Imagen de Valdepeñas, donde la fuerte tormenta de agua y granizo produjo riadas
Imagen de Valdepeñas, donde la fuerte tormenta de agua y granizo produjo riadas - CMM
Sucesos

Una fuerte tormenta deja 28 litros en Motilla del Palancar y 27 en Valdepeñas

En Motilla se acumuló este domingo hasta medio metro de agua, mientras que en la ciudad del vino se anegó el hospital

TOLEDOActualizado:

La fuerte tormenta de agua y granizo de ayer por la tarde en Castilla-La Mancha dejó 27, 7 litros por metro cuadrado en Motilla del Palancar, 26,6 en Valdepeñas y 17,4 en Oropesa. Así lo indican los datos de precipitaciones consultados de la Agencia Estatal de Meteorología de Castilla-La Mancha (Aemet).

Las lluvias más copiosas se produjeron en Cuenca, pues a los 27,7 litros por metro cuadrado registrados en Motilla del Palancar hay que sumar los 13,4 en San Clemente y los 11,2 en Mira. En Ciudad Real, las precipitaciones más abundantes se localizaron en Valdepeñas. Aunque también hubo 11,2 litros en Tomelloso, 9,4 en Fuencaliente y 8,6 en Infantes. En cuanto a la provincia de Toledo, Oropesa fue la localidad más afectada, mientras en la de Guadalajara Molina de Aragón registró 10,8 litros.

La tormenta provocó que se acumulase hasta medio metro de agua en localidades como Motilla del Palancar, mientras que en Valdepeñas hubo riadas en varias zonas y se anegaron las inmediaciones del hospital, aunque según la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la actividad asistencial del centro no se vio afectada.

Cortada la A-3

Además, el agua caída provocó que se tuviera que cortar la autovía A-3 a la altura de Villares del Saz, sentido Valencia, durante más de una hora. Cientos de vehículos quedaron atrapados en la carretera, informó la Dirección General de Tráfico (DGT). Algunos de ellos relataron a Efe que estuvieron parados durante casi dos horas y que después la circulación fue muy lenta en dirección Valencia.

Asimismo, los paneles informativos señalaban que había retenciones en más de 16 kilómetros, a la altura del kilómetro 130 de la citada vía, muy concurrida los domingos. Esto motivo que estuvieran parados durante largo tiempo, algunos de ellos sorprendidos por la tormenta y los relámpagos, que dejaron incluso sin cobertura de telefonía móvil a la zona por instantes.