Francisco Franco recibe la medalla de oro de Almadén en 1955
Francisco Franco recibe la medalla de oro de Almadén en 1955 - ABC

Francisco Franco se queda sin medalla de oro en Almadén

El Ayuntamiento lo decidió el miércoles con los votos de PSOE e IU (abstención del PP), que aun así están a la gresca

Actualizado:

«Almadenenses: Sólo unas palabras para saludaros con afecto salido del fondo de mi corazón. Hace tiempo que deseaba venir a Almadén, visitaros y tomar contacto con la realidad de esta población trabajadora». Así comenzó el discurso -reproducido íntegramente por ABC en su portada del 28 de junio de 1955- que Francisco Franco ofreció desde el balcón del Ayuntamiento de Almadén (Ciudad Real) con motivo de su visita a esta localidad minera, donde recibió, de manos de su alcalde, la medalla de oro de la ciudad. Ahora, 62 años después, el Consistorio almadenense ha decidido quitársela.

En julio, el Gobierno municipal socialista rechazó la moción de Izquierda Unida que pedía la retirada de la medalla de oro a Francisco Franco concedida por el Ayuntamiento de Almadén basándose en la Ley de Memoria Histórica. Sin embargo, IU ejerció presión, al igual que algunos medios de comunicación, y el miércoles pasado el pleno municipal sí que accedió a ello con los votos de los 2 concejales de izquierdas y 7 del gobierno del PSOE, pero con la abstención de los 4 del PP.

«Esperamos que la polémica ya haya acabado porque Almadén tiene otros problemas que no salen en los medios de comunicación, y lamentablemente hemos tenido que recuperar este capítulo de la historia para aparecer en todas las noticias», manifiesta Miguel Ángel Araújo Rodríguez, presidente del PP en Almadén. Este partido justifica su abstención en el pleno municipal del miércoles alegando que, como dice la misma Ley de Memoria Histórica, este tipo de decisiones deben afectar no sólo a la dictadura de Franco, sino también al periodo de la Guerra Civil.

A juicio de Araújo Rodríguez, «en la Guerra Civil hubo perdedores y víctimas en los dos bandos y, sin embargo, la Ley de Memoria Histórica se ha aplicado parcialmente en contra de uno de los bandos por conveniencias políticas». Por eso, el presidente del PP en Almadén aclara que la postura sobre estos asuntos va a ser siempre la abstención.

La Ley de Memoria Histórica fue aprobada en 2007 por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, es decir, hace justo ahora diez años. «Nosotros, cuando tomamos posesión, en junio de 2015, preguntamos por la aplicación de esta normativa en Almadén, pero vimos que había cuestiones más urgentes e importantes». Quien así habla es el alcalde socialista de este municipio ciudadrealeño, Siro Ramiro, quien se negó a aprobar la moción de IU para retirar la medalla de oro a Franco en el pleno municipal del 19 de julio «por estar a dos días de la feria del pueblo».

Críticas e insultos en redes sociales

La decisión ahora ha cambiado al aprobar el pasado miércoles el PSOE e IU, de manera conjunta, la retirada de los honores y de la medalla de oro concedida a Franco por Almadén. No obstante, sin entrar a criticar la abstención del PP, Ramiro reconoce que la relación entre su partido e IU, más allá de ese acuerdo, es y lleva siendo muy tensa desde hace tiempo, con críticas e incluso insultos entre unos y otros, sobre todo en redes sociales.

El alcalde echa en cara al portavoz de IU, Alfonso Bejarano, que hasta la presentación de la moción de julio de 2017 «llevara un año sin asistir a los plenos municipales porque está trabajando de profesor en Jaén». «¿Qué pretendía este señor al presentar esta moción a dos días de la feria, en el único pleno al que ha asistido este año?», se pregunta Ramiro. La respuesta se la da él mismo: «Izquierda Unida lleva en el Ayuntamiento desde 2011 y podía haber presentado su moción en la legislatura anterior, aunque gobernara el PP, y además Bejarano solo ha asistido a 7 de los 17 plenos celebrados durante la legislatura», algo por lo que el alcalde cree que ya debería haber dimitido.

En cualquier caso, a raíz del revuelo que se montó en los medios de comunicación, a principios de septiembre el Ayuntamiento constituyó una comisión local de Memoria Histórica, que ha celebrado tres reuniones entre todos los grupos políticos. De ahí salió la decisión de celebrar el pleno del 29 de noviembre, 9 días después del 42º aniversario de la muerte del dictador, para retirarle los honores. Ahora, en la moción presentada para este último pleno, se ha dado traslado de la misma al Congreso de los Diputados y se ha pedido la devolución física de la medalla de oro concedida por Almadén, objeto que se cree que puede estar en la Fundación Francisco Franco.

En esa moción, IU proponía también aplicar de manera íntegra la Ley de Memoria Histórica y cambiar el nombre de la calle Jacobo Roldán, que fue gobernador civil durante la dictadura de Franco, algo que no se aprobó en el pleno del pasado miércoles.

Penal y correccional de Almadén
Penal y correccional de Almadén-Centro de Estudios de Castilla-La Mancha

«Esta ley, como con cualquier otra, es de exigido cumplimiento para cualquier alcalde, pero hay una norma no escrita que hay que cumplir por encima de todas, que es velar por la mejor y más cordial convivencia entre los vecinos», asegura el alcalde de Almadén, población en la que, según él, «no hubo tantas refriegas durante la Guerra Civil debido al respeto de ambos bandos a las minas». Aun así, aclara que durante las primeras legislaturas del PSOE en el municipio se cambiaron ya 23 calles del pueblo con nombres franquistas.

Sin embargo, el portavoz de IU asegura a ABC que el alcalde del PSOE, para votar en contra el 19 de julio de la moción presentada por su grupo, argumentó que «han pasado ya 40 años de la dictadura y que, además, en Almadén existió un pacto de convivencia durante la Guerra Civil». Una argumentación que, en opinión de Bejarano, le valió a Ramiro para recibir numerosas críticas desde las filas socialistas e, incluso, de la dirección tanto provincial como regional de su partido.

«Más ganas que tenía yo de quitarle la medalla de oro a Franco no la tenía IU junta en toda España» afirma el regidor almadenense, quien cuenta que su abuelo, justo cuando se le entregó la insignia al dictador, estuvo 10 meses en la cárcel por gritar «menos Franco y más pan blanco». Pero, el concejal de IU cree que «todos estos argumentos eludieron, de manera interesada, la realidad de una historia local que convirtió a Almadén en uno de los campos de concentración de represaliados más fructíferos del país, gracias al trabajo forzado de los presos en las tareas de extracción del mercurio».