Firma de la solicitud enviada al Vaticano por la Diócesis de Ciudad Real
Firma de la solicitud enviada al Vaticano por la Diócesis de Ciudad Real - ABC

La Diócesis de Ciudad Real envía a Roma la causa para beatificar a 100 mártires

Se trata de 75 sacerdotes, un religioso y 24 laicos que fueron perseguidos y murieron en España durante la Guerra Civil

Ciudad RealActualizado:

La Diócesis de Ciudad Real ha enviado este lunes a Roma la causa para que el Vaticano pueda iniciar el estudio de la propuesta de beatificación de 100 mártires de la provincia de Ciudad Real, que fueron perseguidos y murieron en España durante la Guerra Civil.

El sacerdote Jorge López Teulón ha explicado que se trata de 75 sacerdotes, un religioso y 24 laicos, momentos antes de que comenzara el acto de conclusión de la fase diocesana del proceso, que se ha celebrado hoy en la Catedral de Ciudad Real, tras la que se inicia de la fase romana para la beatificación de los mártires.

El acto ha estado presidido por el obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, que ha dado la bienvenida en la Catedral a los centenares de familiares de las personas que pueden ser beatificadas.

Los familiares han querido presenciar el momento en el que el prelado ha procedido a lacrar y a sellar las 74 carpetas que incluyen los 12.554 folios en los que se recoge esta causa y que ahora viajarán a Roma donde se inicia la siguiente fase del proceso de beatificación.

El proceso, iniciado en 2004 en la provincia de Ciudad Real, ha concluido en la fase diocesana tras trece años de trabajo, en los que la Iglesia ha estado recopilando los datos y la información necesaria para justificar la beatificación de estos mártires.

Espera de 20 años

Un proceso que ahora deberá superar la fase romana y que se puede dilatar por espacio de unos 20 años.

Los cien candidatos a ser beatificados son personas que fueron asesinadas por motivos relacionados con la fe, entre los años 1934 y 1939, pero especialmente en el periodo más convulso de la Guerra Civil, entre julio y diciembre de 1936.

Lo peculiar de este proceso de beatificación es que por primera vez, se trata de un grupo «muy significativo de personas».

En su alocución a los familiares, religiosos y feligreses que se han dado cita en este acto, Melgar ha explicado que este lunes culminaba un gran trabajado de recopilación de información, en el que han participado un gran números de personas, que va a posibilitar que personas «que fueron capaces de entregar sus vida por mantenerse fieles a la fe del señor», puedan pasar a ser considerados mártires.

Según ha dicho Melgar, este acto debe servir para que el resto de cristianos actualicen su fe, recibiendo de estos «un impulso nuevo para saber defender los ataques que recibe en el momento actual» la Iglesia.

«El testimonio de fe de estos cien siervos de Dios», ha indicado el obispo de Ciudad Real, «nos debe ayudar a revivir nuestra creencia en el señor y nos ha de hacer fuertes para hacernos verdaderos y valientes testigos de Jesús».

Y ha reiterado que «su testimonio valiente nos debe de ayudar a comprometer nuestra fe para animar con nuestro ejemplo, a otros que tal vez la tienen olvida y descuidada, a que se planteen su propia fe y a vivirla con la mayor autenticidad».

La causa de estos ciudadrealeños será estudiada a su llegada Roma por los teólogos consultores, que serán quienes finalmente, lleguen a la certeza del martirio y propongan al Papa el decreto de su beatificación.