Imagen del embalse de Buendía, en la cabecera del Tajo, en una imagen de archivo
Imagen del embalse de Buendía, en la cabecera del Tajo, en una imagen de archivo - ANA PÉREZ HERRERA
Agua

La CHT dice que las demandas de agua están garantizadas hasta el 30 de septiembre

Desde el Gobierno de Castilla-La Mancha contestan que es imposible saberlo con certeza porque no se pueden hacer previsiones. Además, avisan de que el consumo aumenta a partir de ahora

TOLEDOActualizado:

La guerra del agua, capítulo infinito. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), Juan Carlos de Cea, aseguró este lunes que el volumen de agua que ahora mismo tienen los pantanos de cabecera, los de Entrepeñas y Buendía, aseguran todas las demandas hasta el 30 de septiembre, que es cuando termina el año hidrológico. Sin embargo, desde el Gobierno de Castilla-La Mancha contestan que es imposible saberlo con certeza. Más que nada porque en este tema no se pueden hacer previsiones.

De momento, Entrepeñas y Buendía acumulan 684,106 hectómetros cúbicos y están al 27,65 por ciento de su capacidad. Eso llevó hace unos días a la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, dependiente del Gobierno de Rajoy, a autorizar un trasvase de 38 hectómetros cúbicos para los meses de mayo y junio, 18 más de los 20 ya previstos. Pese a ello, o precisamente por haber aumentado la cesión de agua, en la Confederación Hidrográfica no creen que haya problemas.

«En principio, este año todas las demandas van a estar convenientemente atendidas y, en principio, no prevemos ningún tipo de dificultad en lo que se refiere a ninguna demanda», dijo ayer en Toledo el presidente de la CHT. En este sentido, Juan Carlos de Cea incluyó los caudales mínimos legales de Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina, que también se cumplirán.

Muy distinto piensan en el Gobierno regional. Desde la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, su director Antonio Luengo declaró a ABC: «Hay dos cuestiones que no son tan seguras. Dice (Juan Carlos de Cea, presidente de la CHT) que en principio están garantizados los suministros y no puede ser ‘en principio’, tiene que ser seguro. Y sabe de sobra que no es seguro. En este país hay periodos húmedos y otros secos. Nadie nos garantiza cuándo estamos en uno y en otro».

Además, añadió Luengo, «el consumo humano de agua va a aumentar a partir de ahora y los embalses de cabecera van a bajar». Por todo, el director de la Agencia del Agua de la región afirmó que «es absolutamente lamentable que nada más que hay un poco de agua en los pantanos de cabecera, se la lleven de una forma casi clandestina. En esta región el colonialismo hidrológico se puede practicar sin ninguna duda».

Por último, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, reconoció que «a nadie le gustan los trasvases», pero «cuando se pudo mitigar el tema de los trasvases, que fue en el año 2005, después de un pacto nacional muy complicado y en el que estábamos todos de acuerdo», el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «se plegó a los nacionalistas» y el actual presidente autonómico, Emiliano García-Page, «no abrió la boca», a pesar de que era consejero del Gobierno de Castilla-La Mancha.