El colegiado, durante un partido
El colegiado, durante un partido

El árbitro que salvó la vida a un jugador de 14 años en un partido de fútbol

Sergio del Olmo, de 25 años, le practicó maniobras de primeros auxilios tras el desvanecimiento del chaval

ToledoActualizado:

Este pasado sábado el estadio de fútbol de los Salesianos de Guadalajara acogía el partido entre el equipo local y la UD Almansa. Un partido más, salvo porque volvía a arbitrar en ese campo Sergio del Olmo, un joven colegiado guadalajareño de 25 años que dos semanas antes había salvado la vida a un jugador de categoría cadete tras un choque y una mala caída. Se convirtió así en el héroe del encuentro.

«Ese partido no será recordado por el resultado ni por los puntos en juego, ni la clasificación ni el descenso ni la permanencia, sino porque un jugador de 14 años tuvo un tremendo accidente haciendo lo que más le gusta, jugar al fútbol». Así reza el comunicado que hizo público el CD Salesianos de Guadalajara, que agradece al colegiado Sergio del Olmo, principal protagonista del encuentro, su rápida intervención, que salvó la vida a un futbolista.

Los hechos sucedieron en la mañana del 5 de mayo, cuando se jugaba en el campo de fútbol de los Salesianos de Guadalajara el partido de la Liga regional en categoría cadete -nacidos en el 2002 y 2003- entre el equipo local y el CDE Al Basit de Albacete. Todo iba normal, con 0-1 en el marcador para el conjunto visitante, hasta que, en el minuto 37 de la primera parte, el portero del club albaceteño, Jaime, sufrió un encontronazo con el delantero guadalajareño cuando iba a despejar de puños. Tuvo tan mala suerte que el guardamente cayó y se torció el cuello.

«El balón salió hacia la banda y yo no me percaté de que algo iba mal hasta que los propios jugadores cercanos a esa jugada comenzaron a alarmarse porque el joven portero estaba convulsionando», cuenta a ABC Sergio del Olmo. Ante el grito de un compañero del Al Basit, el árbitro corrió rápidamente hasta donde se encontraba tumbado el guardameta y, sin dudarlo, gracias a sus conocimiento en primeros auxilios al haber estado siete veranos de socorrista, le puso en posición de seguridad -de lado- y le abrió las vías respiratorias. Una intervención que, en pocas décimas de segundo, puede salvar la vida a una persona. En el caso de Jaime, le libró de la muerte.

«Todo el mundo se puso muy nervioso e incluso muchos de los jugadores estaban ya llorando, pero, sorprendentemente, conseguí mantener la calma ante una situación bastante complicada», subraya Sergio. El joven portero estuvo inconsciente alrededor de un minuto pero, transcurrido ese tiempo, recuperó la consciencia, aunque se encontraba aturdido y no sabía dónde estaba.

El árbitro se mantuvo todo el tiempo junto a él, tranquilizándole y comprobando constantemente su respiración, hasta que, un tiempo después de que llamaran al 112, hizo su entrada en el campo una ambulancia. El personal sanitario se llevó al chico al Hospital Universitario de Guadalajara, donde se le realizó un escáner y estuvo en observación hasta las siete de la tarde. No se le encontró nada y se lo llevaron a Albacete, donde pudo dormir esa misma noche. «Gracias a Dios, todo quedó en un susto», afirma Sergio.

Sergio del Olmo, dirigiendo un partido
Sergio del Olmo, dirigiendo un partido

«En cuanto me enteré de que todo había ido bien, me puse en contacto con los responsables del Al Basit, los cuales me comunicaron que su portero del equipo cadete se ha recuperado casi totalmente», relata el colegiado guadalajareño. Jaime aún tiene algún ligero dolor en el hombro y en el cuello, pero en los próximos días o semanas volverá a los terrenos de juego sin ningún tipo de problema.

Sergio tuvo una actuación providencial y no dejan de reconocérselo. El árbitro cuenta que este mismo sábado el padre del portero cadete del Al Basit le escribió para darle las gracias otra vez por su rápida intervención. Pero este no ha sido el único mensaje de agradecimiento que ha recibido, ya que este joven colegiado de Guadalajara compatibiliza su formación en Derecho y Administración y Dirección de Empresas con la vicesecretaría de comunicación de Nuevas Generaciones del Partido Popular en Castilla-La Mancha. Es por eso que desde esta formación política, tanto a nivel regional como nacional, han sido numerosas las muestras de cariño y de admiración hacia su persona.

Sergio lleva arbitrando seis años y, «por fortuna», asegura que jamás le había sucedido nada parecido a lo que vivió en la mañana del 5 de mayo. El joven colegiado dice burlonamente que es incluso árbitro internacional, pues el año que estuvo de beca Erasmus en Escocia arbitró en la Liga Universitaria Escocesa. Quizá algún día le veamos en la Primera división de fútbol española o quién sabe si en la dirección del PP. Dotes de comunicación no le faltan y la política actual necesita de buenos árbitros y de ángeles custodios, como el que tuvo Jaime gracias a Sergio.