El Rey Felipe VI
El Rey Felipe VI - EFE

El Rey, Blas de Lezo y la espada que apareció en casa del exalcalde

La réplica del sable estaba en la casa del exalcalde de Cartagena de Indias Dionisio Vélez, que la ha devuelto

ENVIADA ESPECIAL A CARTAGENA DE INDIASActualizado:

La espada de Blas de Lezo, regalada a Cartagena de Indias por una asociación española y que había desaparecido misteriosamente, fue devuelta a esta ciudad en la noche de este jueves, víspera de que Don Felipe visite una exposición sobre el heroico almirante. A partir de ahora, el destino del sable será permanecer expuesto al público en el Museo de Historia de esta ciudad, donde Blas de Lezo goza de enorme popularidad por haberla defendido del asedio de la Armada británica en 1741.

El relato parece inventado por Gabriel García Márquez, pero es un hecho real del que lleva días informando el periodista John Montaño en el periódico «El Tiempo» de Colombia.

Todo empezó hace unas semanas, cuando se inauguró en Cartagena de Indias una exposición sobre el almirante Blas de Lezo que este viernes visitará el Rey. En los preparativos de la muestra, empezaron a reunirse las piezas, los documentos, las monedas de la época, los mapas y los retratos originales que se iban a exponer, y en aquel momento alguien reparó en que faltaba una espada. No era el sable original, que se conserva en el Museo Naval de Madrid, pero sí una réplica fidedigna de esa espada, que en 2014 la Asociación Blas de Lezo había otorgado a Cartagena de Indias por ser la ciudad que más ha contribuido a mantener la historia y las hazañas del heroico marino.

Fue Pablo Ramírez Zubicaray, secretario general de la Asociación Cultural Blas de Lezo, quien dio la voz de alerta cuando descubrió que la espada no estaba expuesta donde debería. A partir de ese momento, se inició una búsqueda exhaustiva para dar con el paradero del sable, que era una verdadera obra de arte fabricada por el espadero artesano de Toledo Antonio Arellanos.

Al revisar los hechos, se descubrió que, aunque la espada se concedió en 2014, fue en 2015 cuando el exalcalde de Cartagena de Indias, Dionisio Vélez, aprovechó una visita a la Feria Internacional de Turismo (FITUR) para recibir el sable y llevarlo a Cartagena de Indias. Pasó el tiempo y a Vélez le sustituyó otro alcalde, Vicente Duque, sin que nadie volviera a hablar de la espada de Blas de Lezo hasta ahora.

Finalmente, el pasado 15 de octubre se descubrió el paradero de la espada. Resulta que el exalcalde Vélez, cuando dejó el Ayuntamiento, se había llevado por error el sable a su casa durante la mudanza, y que ésta aguardaba allí, todavía guardada en una caja.

Una vez localizada y reclamada, la espada ha sido devuelta al Ayuntamiento y anoche, poco antes que de que el Rey aterrizara en Cartagena de Indias, el actual alcalde de la ciudad, Manuel Vicente Duque, la entregó a los responsables del Museo de Historia para su custodia en un lugar seguro.