Vídeo: La pasión de los antiguos canarios por la astronomía

Los aborígenes veneraban las estrellas de Canopo y Sirio, las más brillantes

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La astronomía de los aborígenes canarios era bastante sofisticada pues llevaban cuentas lunares, solares, siderales e incluso controlaban los eclipses, y sus estrellas predilectas eran las dos más brillantes, Canopo en Tenerife o La Palma y Sirio en Gran Canaria.

El investigador José Barrios ha estudiado las matemáticas y la astronomía aborigen, así como el calendario primitivo, pues en aquella sociedad ganadera y agrícola era esencial conocer las estaciones.

Barrios observa las marcas que aparecen en las momias, las cuentas de barro de los collares y las piedras que usaban en sus quehaceres, así como la Cueva Pintada de Gáldar, que más que pintura es escritura si se sabe interpretar.

También ha logradó descubrir cuestiones tan curiosas como asombrosas para la época, pues conocer el ciclo de los eclipses requiere observación, e incluso transmisión entre generaciones.

Barrios explica que todo ello, junto a la reconstrucción del cielo histórico de Canarias, le hizo encontrarse «de lleno con las tradiciones de la Virgen de la Candelaria».