Pablo Paz - Arando en el mar

Turismo, islas y proyecciones

El centro de análisis de mercado turístico Calínico tiene claro el modelo y tendencias del negocio e las islas

Pablo Paz
Santa Cruz de TenerifeActualizado:

Este año 2018 se cumple el décimo aniversario del Grupo Calínico, que, dedicado principalmente al estudio de tendencias y estrategias en materia turística desde Tenerife su buen hacer, sus propuestas y soluciones por mejorar continuamente nuestra primera industria, ha dejado una impronta tan positiva, que ha traspasado el hecho insular para ser tenidos en cuenta a nivel global en toda Canarias. Dicho grupo, fundado un 28 de agosto de 2008, debe su nombre al santo de aquel día, y que asumieron como propio sus creadores, tras comprobar que Calínico representaba y significaba con creces lo que ellos andaban buscando en el desarrollo futuro de su actividad, y que no era otra cosa que: «alcanzar una bella victoria». La inmensa mayoría de los integrantes del grupo lo constituyeron exclusivamente profesionales del sector turístico con una trayectoria media de más de treinta años de servicio principalmente en la dirección y gestión hotelera. Hay que destacar entre su treintena de componentes al tenaz Eduardo Solís García-Talavera, su coordinador general, exresponsable de Ten Bel, y exgerente de la patronal de turismo de la provincia de Santa Cruz de Tenerife Ashotel; al insigne Francisco Alcaraz, exdirector general del Hotel Bahía del Duque; al industrioso Rafael Estartús también exconsejero de la patronal turística tinerfeña y exdirector general del complejo Mare Nostrum Resort; al trabajador infatigable Carmelo Pérez Abreu, exresponsable de la cadena Meliá en Canarias; o al incansable viajero Patricio Feier, actual director comercial del gran Hotel Botánico; o el polifacético y entusiasta defensor de nuestro turismo, Miguel Ángel González Suarez, presidente del Centro de Iniciativas y Turismo, entre otros excelentes profesionales.

Calínico plantea problemas, debate opciones, estudia tendencias y, sobre todo, expone soluciones para los más variados inconvenientes y/o dificultades por las que pueda atravesar nuestra primera industria como es el turismo. Efectivamente, sus miembros suelen ser intervinientes destacados en distintos foros y seminarios impartidos u organizados, tanto por la administración como por distintas empresas privadas, con el objeto de que impartan y compartan sus experiencias y su conocimiento profesional del sector. De hecho, suelen ser invitados por la Cátedra de Turismo CajaCanarias-Ashotel-Universidad de La Laguna, para que intervengan en distintos seminarios como los últimos que han llevado a cabo sobre el «Modelo Turístico de Tenerife 2030» o el de «Turoperadores y venta directa» que se celebró recientemente en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, donde se debatió sobre la necesidad futura de romper con la dependencia que tienen actualmente los turoperadores, generando un mayor porcentaje de venta directa. Aconsejaban y proponían que los hoteleros en general deberían implicarse aún más, ya que la media de las ventas directas giran en torno entorno al 10%, para obtener unas mejores condiciones contractuales para contrarrestar la presión ejercida por la mayoría de dichos turoperadores.

Calínico se rige por el más absoluto respeto a la ética profesional; es y representa sobre todo seriedad, servicio, conocimiento y experiencia, que prestan de forma libre y altruista en distintos foros de análisis, con un marcado carácter participativo, para poner en valor la industria turística como principal sostén económico de Canarias en general y de Tenerife en particular. Y lo hacen en agradecimiento por todo lo que dicho sector les ha dado, tanto en el plano profesional como en el personal. De hecho, su filosofía de vida es apostar por un turismo sostenible; por lo que se traduce en trabajar para obtener objetivos comunes que alcancen un destacado interés, tanto social como económico, que trascendencia a todos los canarios y a cuantas personas residan en su hermoso territorio; así como la defensa de la naturaleza y de su medioambiente, teniendo en cuenta las repercusiones, tanto actuales como futuras, que la industria turística pueda tener en nuestro territorio archipielágico; vigilando que se salvaguarde y se respete la autenticidad sociocultural de sus habitantes así como sus recursos naturales, historia, costumbres, tradiciones, gastronomía o su encantadora y majestuosa diversidad paisajística, biológica y marina.

Pablo PazPablo Paz