Royal Hideaway Santa Catalina optará a ser el cinco estrellas más sostenible de Canarias

Barceló colocará al emblemático hotel de la ciudad de Las Palmas la marca de lujo del grupo turístico

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Barceló colocará al hotel Santa Catalina de la la capital grancanaria el nombre de Royal Hideaway, es decir, la marca de la división de lujo de la cadena.

Para hacer frente a los gastos que tiene que ejecutar, unos 1.400 euros diarios de alquiler durante más de tres décadas años al Ayuntamiento de la ciudad de Las Palmas, realizará una profunda renovación donde la sostenibilidad será clave en este cinco estrellas grancanario.

Royal Hideaway Santa Catalina cumplirá con su compromiso de reducción de huella hídrica y ahorro energético. El espacio forma parte del patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad de Las Palmas y, renovado, deberá abrir antes de marzo de 2019.

A fin de cumplir con los plazos previstos, la cadena Barceló optará por la eficiencia y hacer los ajustes mínimos a la estructura dado que cualquier intervención pasará por la Comisión del Patrimonio Histórico de Gran Canaria. Y eso puede implicar retrasos y desajustes financieros. Eficiencia y calidad en los materiales para poder ejecutar en plazo.

El Royal Hideaway sigue la senda de los anteriores gestores, vinculados a los negocios de las máquinas recreativas y que tenían bajo su dirección el negocio desde mediados de los años Noventa.

La familia Padrón fue obligada a desarrollar el negocio hotelero porque iba vinculado a una licencia de casino. Por ese casino debía pagar 677.000 euros de alquiler cada año al Ayuntamiento. Desde 2010, el casino fue a nuevas instalaciones y abonaba a la corporación cada mes 24.000 euros.