La prostitución en Canarias: las cifras de la vergüenza

Las autoridades de las islas, desbordadas. El Instituto Canario de Igualdad ultima un demodedor estudio para dinamitar el negocio ilegal de este tipo de servicios. Cada hora se estarían moviendo 13.000 euros por este concepto en el archipiélago

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Hasta 3.000 mujeres estarían vendiendo su cuerpo en la islas Canarias, de acuerdo con los datos que maneja el Instituto Canario de Igualdad, que está ultimando la presentación de un estudio oficial sobre este asqueroso negocio en las islas.

El asunto se silencia, mayormente, por intereses del sector del turismo y la proyección que se asocia a la marca en origen. Pero es la realidad. De acuerdo con estimaciones no oficiales realizadas por forenses financieros consultados por ABC, en Canarias, cada hora se estarían moviendo 13.000 euros en prostitución. Y eso sin sumar la venta de productos como bebidas, servicios de taxis, energía, higiene, alquileres y telecomunicaciones.

La diputada de Coalición Canaria (CC), Lola García, ha promovido una norma en el Parlamento de Canarias para «adoptar las medidas necesarias para acabar con la situación de alegalidad» de la prostitución y proceder a su prohibición «de forma clara y contundente».

Que Canarias haya sido un punto de cruce con otros mercados internacionales no es nuevo. Pero lo que sí se está produciendo, y detectado por parte de las autoridades en la islas, no solamente es la presencia de mujeres de Canarias en otras partes de Europa y América. Sino que la llegada de mujeres canarias a este sector a través de nuevas tecnologías al tiempo que tienen empleo formal en sectores como el de servicios.

Cuatro son las zonas donde tiene mayor influencia: sur de Gran Canaria, sur de Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura. Hay más de dos millones de referencias en las redes sobre venta de cuerpos de mujeres en las islas. En la capital grancanaria, hay una «zona comercial abierta» que abre 24 horas: Molino Viento a pesar de las presiones de la Policía.

Prueba del movimiento a capitales de provincia del negocio, es que en 2015 se presentó acusación por prostitución de persona menor de edad en el procedimiento abreviado núm. 724/2015 del Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife.

Fue porque una menor de edad de nacionalidad española y fugada de un centro de menoresfue acogida por la acusada que regentaba un local de alterne en Tenerife, donde la menor habría ejercido la prostitución, desde octubre de 2014 a enero de 2015. Dicho procedimiento se encuentra a espera de juicio.

Las viviendas canarias de alquiler vacacional ubicadas en ciudades carecen de control de recepción

El negocio en Canarias podría ubicarse sobre algo más de un centenar de millones de euros al año, pero es una cifra muy prudente dado el crecimiento del turismo en la islas, donde en 2017 hubo 16,1 millones de turistas. No se ha tenido en cuenta en estos datos el gasto sanitario que producen este tipo de servicios.

La aparición de plataformas especializadas en las redes y la proliferación del alquiler vacacional hace mayor el descontrol. Y eso se estaría ampliando a Vecindario, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. La presencia de mujeres de nacionalidad española en este tipo de actividades ha aumentado; pero la mayor parte procede de América y África.

En los hoteles, las cadenas disponen de códigos de conducta; pero en zonas urbanas donde se emplea el alquiler vacacional no hay quien controle acceso alguno. Carecen de recepción y sistemas de vigilancia.

En el caso de mujeres inmigrantes que entran de forma forzosa en esta actividad estarían pagando entre 300 y 400 euros a la semana por el derecho trabajar en pisos. Es lo que daría derecho al pago de habitaciones. Tras el pago de comisiones, se estarían quedando con el 5% de los ingresos.