El primer caso de turismofobia en Canarias se ceba con hamacas en Maspalomas

El alcalde (PP) lamenta esta "ruindad" porque "Maspalomas, la zona turística de mayor influencia de Canarias, y una de las pioneras de España, está sufriendo los ataques de personas inconscientes". Nadie ha reivindicado este sabotaje

Actualizado:

Se trata del primer caso de turismofobia que se ha presentado en Canarias pero sobre el que pesa el apagón informativo local. Los que mandan en las islas no quieren lanzar a los mercados emisores de turismo como Reino Unido y Alemania mensaje alguno de ataque a la presencia de turistas en esta tierra. Así, se pretende no entrar en ninguna espiral de debate sobre las bondades del turismo en las islas como sí ocurre en Barcelona o Baleares.

Este mes de agosto, y ya va en dos ocasiones distintas coincidiendo con los problemas de Barcelona y Palma de Mallorca, se han llevado a cabo actos de sabotaje a hamacas ubicadas en Playa del Inglés y Maspalomas, que es la joya del turismo de los grancanarios. Estas hamacas, además, eran prácticamente nuevas. Se trata de unos hechos llevado a cabo en el primer gran municipio turístico de España en el que gobierna el PP.

En las islas todas las autoridades se han puesto a condenar los hechos de Barcelona y Palma de Mallorca; pero omitiendo por completo lo que ya ha ocurrido, y en dos ocasiones diferentes, este mes en el sur grancanario. Lo quieren achacar a delincuencia común porque nadie lo ha reivindicado.

Con la saturación del mensaje, el caso canario del sabotaje a las hamacas para turistas en Playa del Inglés y Maspalomas ha podido pasar desapercibido. En las islas Canarias, no suele existir ataques de esta forma a turistas aunque ocasionalmente hay pintadas.

El alcalde que controla toda esta emblemática zona turística, Marco Aurelio Pérez, indica que "Maspalomas Costa Canaria, la zona turística de mayor influencia de Canarias, y una de las pioneras de España, está sufriendo los ataques de personas inconscientes, pues estas acciones, más allá de a ruindad y del perjuicio al patrimonio público, hay quienes las utilizan para tratar de echar por tierra la imagen de muchos años de solvencia como destino vacacional".