Fernando Clavijo discute con la presidenta de Ascav, Doris Borrego, en Londres
Fernando Clavijo discute con la presidenta de Ascav, Doris Borrego, en Londres - ABC

Así son los negocios la dirección de Ascav, la patronal vacacional canaria que odiaría a Fernando Clavijo

Los directivos del grupo de presión tienen interses en construcción, asesoramiento fiscal, casas en suelos turísticos y actividades relacionadas con las agencias de viajes y operadores turísticos. Se oponen al modelo de negocio de las islas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La normativa que el Gobierno de Canarias ha lanzado en mayo sobre viviendas vacacionales se lleva por delante las tesis de Asociación Canaria de Alquiler Vacacional (Ascav). Se trata de una patronal de empresarios minoristas y mayoristas que ha estado trasladando a la opinión pública mensajes contrarios a las tesis de autoridades y técnicos autonómicos que regulan el negocio del turismo. En octubre fueron recibidos por CEOE Tenerife.

Tras el discurso sobre la libertad de los propietarios hay servicios que se factuarían desde la propia sede de Ascav en Gran Canaria. Es decir: se mezclaría intereses. No todos son propietarios privados que alquilan una casa o una habitación para evitar un deshaucio o complementar una pensión, como se justificaría en el ámbito urbano. Su presidenta, por ejemplo, tiene una plataforma digital propia.

Y es que la sede de Ascav se ubica en una oficina de abogados que, al mismo tiempo, acoge a empresas de asesoramiento fiscal y de edificación modular que sirve hasta para ampliar instalaciones de hoteles. La empresa de construcción modular se llama Singular Home Design. La otra, Intolaw Solicitors. Ambas están controladas por el vicepresdente de Ascav, Javier Valentín, que tiene en ese mismo sitio su despacho jurídico.

Presidenta

Por su parte, la portavoz y presidenta, Doris Borrego, tiene dos sociedades: una se llama Diffairent y Top Kanaren. Según ha podido saber ABC, Diffairent comenzaría formalmente sus operaciones financieras en noviembre de 2015 y tenía previsión de desarrollar productos para competir como firmas digitales norteamericanas del negocio vacacional.

Diffairent, en su documentación corporativa, señalaba en diciembre de 2015 que comercializar casas con ellos era útil porque hay «duda» desde diferentes sectores turísticos, «políticos e incluso desde algunas asociaciones de propietarios, que se pueda hablar de economía colaborativa, ya que en la realidad no son más que puros intermediadores».

Las operaciones comenzaron en 2016 y en primavera de 2016 estaba en Twitter Ascav exigiendo al viceconsejero De la Rosa que facilitara la norma en la que estaba trabajando el departamento para regular el negocio.

De la Rosa se opuso porque estaba en fase de elaboración y no estaba dispuesto a que le saturasen el texto. El 15 de mayo de 2018 Ascav mandó un informe a sus asociados, según ha podido saber ABC, indicando las líneas generales y la fecha de aprobación por el Consejo de Gobierno de Canarias del nuevo decreto. Lo pudo obtener antes.

Mayorista de viviendas

La otra sociedad limitada de la presidenta de Ascav se llama Top Kanaren. Comercializa casas y villas en zonas turísticas y urbanas de Tenerife aunque Ascav tenga su sede en Gran Canaria y aparato gerencial en el sur tinerfeño. El nuevo «decreto Clavijo» parte por el eje el negocio de Doris Borrego.

Así, la firma tiene ofertadas casas en Icod de los Vinos por 940 euros a la semana; 780 euros por semana en San Andrés, Santa Cruz de Tenerife; 400 euros en La Laguna, 1.150 euros por semana en Santa Cruz de Tenerife, 610 euros en Güímar, 410 euros en Poris de Abona, Arico; o apartamentos dobles en Adeje y propiedades similares en Guía de Isora, entre otras.

Sedes fiscales

La presidenta de Ascav dijo este martes en Facebook que el negocio de las viviendas vacacionales «no roba, sino enriquece al residente, las empresas locales, el comercio y, por qué no decirlo, las arcas públicas que ingresan sólo a través del IGIC más de 126 millones de euros del volumen de negocio que generamos, según datos oficiales del año 2015».

Agregó que «las empresas hoteleras de fuera que nos dejan las migajas del IGIC porque las sedes fiscales se encuentran fuera de Canarias». A juicio de Borrego, «durante 30 años hemos construido guetos turísticos (microdestinos), bien separados del residente» y apunta que «mientras crecen los milenials que demandan algo diferente y a los que muchos no les apetece alojarse en las modalidades turísticas regladas de demostrada calidad y excelencia».