Millac «jubila» a los históricos niños canarios de sus paquetes de leche

La pareja de niños tan característica de los lineales de tiendas de alimentación de las islas Canarias pasa a mejor vida después de casi cuarenta años. Uno de los pequeños es ahora un gran investigador en el Instituto de Astrofísica de Canarias

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La compañía canaria de alimentación José Sánchez Peñate, S.A. ha comenzado a distribuir este mes de febrero en sus 7.000 puntos de ventas los nuevos envases y diseño de la división de leche Millac, una de las marcas históricas de las islas surgidas de la deshidratación de leche pasteurizada.

Tras tres décadas de presencia en los lineales de tiendas de las islas, JSP adapta la marca una versión más urbana tras el paulatino descenso de la leche en polvo en Canarias, el aumento de la cuota de mercado firmas peninsulares en el archipiélago y productos lácteos basados en cereales.

Los pequeños que formaban parte de la historia empresarial del producto pasan a mejor vida. Por una cuestión de conocimiento de la gente, Millac les mantenía presentes pero en el nuevo formato del envase se les relega a una discreta posición. Sin foto: ahora, una reducida silueta. Desde finales 2017 algunas variaciones de productos de la misma firma ya habían evolucionado; pero la original, no.

Con este cambio de imagen, la empresa, de origen familiar, pretendería crecer con un formato más cómodo de encajar en nuevos hogares. Cuando nació el producto, en Canarias la gente en las clases más populares producía leche a partir de su mezcla con agua.

Mercado

El intelectual canario Alfredo Herrera Piqué decía en 1977 en la revista «Aguayro»: «muchos niños canarios, acostumbrados a tomar la importada leche en polvo, ignoran el sabor de una buena taza de leche de vaca». Ahora la leche en polvo ya viene cocinada, le llaman «leche líquida».

También e compra directamente a los productores locales que quedan en las islas tras el cierre, entre otras, de firmas como Sandra, que era propiedad del Cabildo de Gran Canaria y la cerró Kalise tras su compra. Iletsa en Tenerife es propiedad de una firma norteamericana de Virgina. Produce Danone y marcas blancas como las de Mercadona.

Las empresas industriales canarias se están adaptando, con apoyo público bajo el argumento del empleo que generan, a fases de mejoras de su percepción de baja gama. Las marcas no insulares ganan en cuota de mercado y precios. Estas empresas canarias tienen un blindaje arancelario que concluye en 2020 tras el Brexit.

Irlanda

La marca Millac nació en Irlanda y es propiedad de Lakeland Dairies, una cooperativa con sede en Cavan, cerca del Uslter, y formada por 2.200 pequeñas granjas familiares. En las islas se comercializa con un estatuto diferente dado que importa leche en polvo que, tras un proceso, se convierte en líquida. La responsable de la marca es JSP y la matería prima se compra en Irlanda.

La leche en polvo en Canarias perdió su gran cuota de mercado con la llegada de las grandes superficies francesas al introducir marcas peninsulares, cambios de márketing y reducción de precios. También por su incapaciad para adaptarse al mercado cambiante y al aumento de la formación de los consumidores.

En las islas Canarias la leche en polvo llegó a liderar ventas de empresas importadoras como Rodrigonsa, surgida e 1943, o Galaco, con marcas como «Irlandesa», «Kerrygold» o «Pluma Roja». En el caso de Millac, la leche en polvo la comercializa JSP, formada por los grupos José Sánchez Peñate y Almacenes Molina. En 1964 el 80% del negocio de la leche en islas como Gran Canaria era foránea.

El industrial José Sánchez Peñate entró en el negocio de la leche tras ser empleado en las islas de Nestlé. Asociados al empresario Jacinto Lorenzo, de Tenerife, creció en toda Canarias. La leche llegaba a los puertos a granel y se envasaba en Canarias.