Manolo Torres - Ángulo Insular

Jémez y el fúbol redoxón

El gol de Las Palmas recibido del Betis, otra vez en descuento, revela la capacidad efervescente típica del nefasto competidor, sino que descubre por fin la causa de este desastre anunciado

Manolo Torres
Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La destrucción Jémez fue el acabose de la organización de los «jemezes» amarillos, muy similar a este desastre atávico futbolístico amarillo de un Paco Jémez perdedor. Su reconocido perfil agrario-autoritario despertó nuestra curiosidad en cuanto a su gran efervescencia, muy parecida al conocido fármaco vitamínico Redoxón. He leído por ahí que el desarrollo químico de la pastilla descubre un proceso similar al de Paco Jémez en la U.D. Las Palmas. Comienza por la fermentación del mercado atrayendo moscas a una mezcla de vino-vinagre levadura y sorbitol. La UD Las Palmas a la que metió en la miseria.

El gol recibido por el Betis, en otra nueva franja de descuento como el del salvado Levante, no solo revela la capacidad efervescente típica del nefasto competidor, sino que descubre por fin la causa de este desastre anunciado: la ley de la atracción. Sí, fue la ley de atracción la que lo trajo pero no lo guía en el esperpento. Que el pensamiento influye en la materia, es pura física cuántica. La subjetividad (que por lop visto es la acción de la conciencia sobre parte de la materia) se convierte en la realidad. Es el inconsciente colectivo (Carl Jung) se menciona algo como la noosfera (T. Charding). Señores, el pensamiento crea el mundo físico. Todo proviene de lo que piensas. No se trata del «sino lo veo no lo creo». Se trata de «lo verás cuando lo creas«. Y nunca lo creyeron porque no piensan, porque no imaginan, porque solo aplican Redoxón, y con solo efervescencia no se gana. Descubrir a los causantes corporativos del desastre será fácil cuando se consulte al conocimiento. Entonces aparecerá la «mentalidad de víctima» que es incompatible con la «mentalidad empresarial» de ese mar de ajeno pero responsable de juntar escasa materia gris. Henry Ford ya dijo que en «el fracaso es la oportunidad para comenzar de nuevo, con más inteligencia». La idea precede al objeto. Sin embargo, se puede.

(*) Es profesor oficial de entrenadores y agente FIFA.

Manuel TorresManuel Torres