El Rey Willem-Alexander y la Reina de Holanda
El Rey Willem-Alexander y la Reina de Holanda - Erwin Olaf - Koninklijk Huis

Invitan a los Reyes de Holanda a Canarias para conmemorar el ataque de Van der Does

En 2019 se cumplen 520 años de la derrota holandesa en la que se conoce como la «Batalla del Batán», en Gran Canaria

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Integrantes de la comunidad holandesa en Canarias están realizando gestiones para cursar una invitación al rey Willem-Alexander y a la reina Máxima de Holanda a Gran Canaria a fin de fortalecer la cooperación cultural entre las islas y Países Bajos.

La idea que tienen los promotores, de acuerdo con lo que ha podido confirmar ABC, es que asistan a los actos conmemorativos en las islas por la presencia de fuerzas navales holandesas en Gran Canaria en 1599. Lo que se pretende es realizar es un acto de hermanamieto y marcado carácter cultural.

La presencia de los monarcas holandeses tiene su origen en que, en 2019, se cuplen 420 años que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria fue atacada, saqueada e incendiada por la armada holandesa del almirante Pieter van der Does. La capital grancanaria fue atacada; pero no derrotada. Ejército de Tierra e isleños expulsaron a los piratas holandeses. Hubo 1.440 muertos holandeses.

Las relaciones entre Países Bajos y Canarias siempre han sido muy importantes. No solamente por la presencia de Van de Does, que se produjo junto cuando la isla salía de una epidemia de peste. También por la amplia presencia histórica de mercaderes, arte y ser punto de encuentro con los intereses holandeses en África.

En Santa Brígida, con el respaldo del Ayuntamiento de esta Villa grancanaria, la Asociación para la Divulgación de la Historia de Canarias ultima actos para fortalecer la cooperación cultural en diversos ámbitos como las relaciones entre Canarias y Países Bajos.

La retirada de los holandeses sin orden ni concierto, tuvo como precio un reguero de muertos

Las relaciones comerciales con los Países Bajos desde Gran Canaria experimentó varios ciclos en el Siglo XVII. A pesar de la denominada «Tregua de los Doce Años», hubo desconfianza. Aunque la paz pactada en Münster en 1648 impulsó los negocios con las islas, británicos y franceses aumentaron la competencia en tráfico marítimo. Y los holandeses optaron por abastecerse y hacer escalas en Cádiz. Actualmente, las relaciones comerciales se basan en el turismo, mercado financiero y sector primario.

Derrota holandesa

Y es que, entre los días 26 de junio y 8 de julio de 1599, la potente flota de los Países Bajos, con 74 embarcaciones y 12.000 hombres, entre tripulantes y soldados, lograron poner pie en la bahía del puerto de las Isletas (hoy llamado de Las Palmas o La Luz), en lo que pretendía ser el principio de la invasión de la isla de Gran Canaria y, a partir de ella, de las seis islas restantes.

A finales del siglo XVI los Países Bajos se habían sublevado contra la España de Felipe II y el ataque naval a Gran Canaria, probablemente el más potente y trascendental que ha padecido Canarias en su historia, muy superiores a los desencadenados por Drake o Nelson, era clave en los planes de Holanda de cara a sus futuros establecimientos en las Indias Occidentales y Orientales.

Cuando se internaron en el frondoso bosque de árboles, acebuches y mocanes de Monte Lentiscal, a las puertas de Santa Brígida, una pequeña guerrilla isleña, formada en su mayoría por milicianos canarios, los abatieron, cortando en seco su avance en el cerrillo del Batán. Los que quedaron vivos se marcharon en desbandada. «La retirada de los holandeses sin orden ni concierto, tuvo como precio un reguero de muertos».

Respuesta

Los canarios cayeron sobre la compañía holandesa bajando por peñas y riscos, saliendo a su encuentro sin piedad. Cundió el pánico en las filas holandesas, agotadas, además, por el calor. Esa misma tarde los piratas saquearon la Catedral de Santa Ana, el Cabildo, el palacio episcopal, conventos y casas nobles de la ciudad. También incendiaron la fortaleza de La Luz. En total, se llevaron 32 cañones, 17 del Castillo de La Luz.

Van der Does ordenó la salida de Las Palmas, no sin antes prenderle fuego. Iglesias, conventos y edificios públicos fueron pasto de las llamas, y el 4 de julio los holandeses regresaron a sus navíos entre columnas de humo. La escuadra holandesa fue derrotada en la que ya se conoce como la «Batalla del Batán». Cada año, el Ayuntamiento de Santa Brígida celebra, junto con el Regimiento Infantería Canarias-50 del Ejército de Tierra, el aniversario de la gesta.