Gran Canaria regenera su magnífico paisaje

El gobierno insular emprende la eliminación de los impactos en su territorio

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El entorno de las dos principales vías de comunicación, la GC-1 entre la capital y el Aeropuerto y la GC-2 hasta Agaete serán las primeras actuaciones de un plan con una especial importancia estratégica para la imagen de Gran Canaria como destino turístico así como por la fortaleza medioambiental, social, cultural y económica que le ofrece su paisaje.

Esta primera intervención, que luego que se extenderá por toda la isla bajo las directrices del Plan Territorial del Paisaje y los correspondientes planes directores de actuación, contrarrestarán los elementos negativos en el territorio, que en el caso de Gran Canaria tiene el agravante de ser el área del archipiélago con mayor demografía por metro cuadrado y, por lo tanto, con un mayor impacto.

Lejos de intervenciones puntuales de años pasados, el Cabildo de Gran Canaria ha programado propuestas coherentes para la mejora de estos dos entornos por las que transitan las vías con más tráfico de la Isla. Incluyen la eliminación de escombros, basuras y vallas publicitarias, así como la limpieza en naves industriales, taludes y solares abandonados .

Senderos y carriles bici

Las actuaciones sustituirán instalaciones y maquinaria agrícola abandonada, demolerán construcciones ruinosas, rellenarán taludes con picón, acondicionarán áreas de aparcamiento, crearán jardines en los bordes urbanos, industriales y comerciales, realizarán trabajos de pintura en las fachadas de naves industriales y para soterrar líneas eléctricas y telefónicas.

Esta actuación global, que no se quiere quedar en un mero ‘lavado’ de imagen, incluye la creación de senderos y carriles bici tanto para la GC-1 como para la GC-dentro del objetivo de ampliar una movilidad más sostenible. Los dos planes de regeneración paisajística incorpora elementos artísticos para el embellecimiento de las rutas. Se estima una inversión de 7 millones.

El actual gobierno insular promueve así una nueva actuación en su importante política medioambiental que incluye doblar la superficie forestal en los próximos 15 años para alcanzar así las 40.000 hectáreas de bosque, así como su decidida impuesta por promover las energías renovables.