Los periodistas noruegos a la hora de recoger este mes de noviembre el premio
Los periodistas noruegos a la hora de recoger este mes de noviembre el premio - ABC

El fraude del «Eurovegas canario» gana el premio Pulitzer de Noruega

Se trata de una investigación del diario «Bodo Now» que desnudó a la promotora Kokoon en Mogán, que anunciaba 400 millones de inversión. Habría levantado 61 millones de euros a ahorradores europeos para un complejo de siete estrellas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Noruega exporta talento. Y es que una investigación llevada a cabo por periodistas del diario «Bodo Now», sobre un proyecto turístico con hoteles de siete estrellas, el Eurovegas del turismo en Gran Canaria, ha obtenido el equivalente nórdico al premio Pulitzer de periodismo este mes de noviembre. El diario ha demostrado que era un fraude.

Se ha reconocido al diario escandinavo haber descubierto un presunto fraude inmobiliario que prometía en Gran Canaria desarrollar, en una misma superficie, un hotel, 80 villas de lujo, anfiteatro, un estadio para 20.000 personas, varios restaurantes, cafeterías, hospitales privados, un casino, centro de talasoterapia y múltiples instalaciones deportivas, entre otros.

El empresario Per Jacob Solli fue quien lideró todo el proyecto y donde tuvo que ver Ernst Pedersen. Solli está bajo investigación por las autoridades judiciales de Oslo por presunto fraude. Solli figuraba en su país como desempleado en el momento de hacer el dibujo cotable grancanario.

El proyecto se llamaba «Kokoon». Estaba destinado a ser la operación turística más lujosa de Europa. Intoxicó a los alcaldes de San Bartolomé de Tirajana y Mogán, al Gobierno de Canarias y al Cabildo de Gran Canaria. Afirmaban que si en las islas no se aceleraban los permisos se iría a Marruecos. Y, sin control preventivo, Kokoon tuvo una ágil respuesta de apoyo por las autoridades de las islas.

Alto vuelo

La creación de la «bicicleta financiera» habría sido inicialmente montada por dos comerciales de una inmobiliaria escandinava del sur grancanario, que se pusieron en contacto con un dueño de suelo en Gran Canaria con calificación agraria. Llegaron alto: aseguraron disponer del apoyo de Roman Abramovich, el dueño de Chelsea, y del empresario paquistaní con intereses en en las islas, Wadood Ali Faiz. Faiz fue el primero en alertar de la existencia de un fraude a los accionistas.

Con todo el cuento, donde las redes sociales han jugado un papel importante dada la capacidad de Solli de comprar, por ejemplo, 200.000 seguidores en Twitter, los inversores noruegos habrían levantado en su país 61 millones de euros, según el diario noruego, en un proyecto que se valoraba en 400 millones de euros. No se movió ni una piedra.

Uno de los empresarios grancanarios comprometidos en esta operación indicó este lunes a ABC que «de todo se aprende; pero el daño de reputación generado ha sido incalculable y así lo hicimos constar a los accionistas y familias afectadas». «No perdimos dinero, sí tiempo, pero mucha gente en Noruega lo está pasando mal», indica la misma fuente.

La investigación premiada en Noruega es la realizada por los periodistas de «Bodo Now», un diario que controla y dirige Geir Are Jensen. Markus André Jensen, de 26 años, es el editor responsable la edición digital y la mensual del periódico. Afirma que «esto ha sido una locura para un medio de nuestro tamaño. Cuesta mucho a una pequeña empresa como nosotros comprometer un trabajo periodístico de este tipo», apunta Jensen. Los premiados han sido Mariell Tverrå Løkås, Rune Nilsen, Markus André Jensen, Geir Are Jensen y Preben Hunstad.

El turrón

Aunque comenzó a gestarse desde 2008, en enero de 2011 los inversores noruegos, con marcas blancas de pantalla, organizarían una «burbuja» en Gran Canaria. Afirmaban que realizarían una inversión de de 400 millones de euros para lanzar en Arguineguín, Mogán, al sur de la isla, una especie de Eurovegas de siete estrellas. Afectaba a suelo en Mogán y San Bartolomé de Tirajana. El vídeo que la promotora presentaba a inversores en origen, al que ha tenido acceso ABC, colocaba Mogán en Arucas, al norte de la isla de Gran Canaria.

En su ruta para que en Noruega y Reino Unido vieran que la cosa «se movía» fueron a visitar al Cabildo de Gran Canaria, al Ayuntamiento de Mogán y San Bartolomé de Tirajana. Cambiaron el nombre de una sociedad limitada a Kokoon Gran Canaria con sede en San Bartolomé de Tirajana; pero sin socios locales que evitarían controles. Fueron recibidos por todos los líderes locales e insulares. Pero el dinero se estaría canalizando desde Noruega a Reino Unido.

Interés general

Hasta tal punto llegó la presión que hubo una declaración plenaria en el Cabildo de Gran Canaria para expresar el respaldo sin reservas a la idea del proyecto Kokoon. Una medida con la que se pretendía declarar de interés general el plan inversor para sortear barreras técnicas de protección al suelo del Gobierno de Canarias.

En aquel periodo, el alcalde de Mogán era Francisco González, también consejero electo del Cabildo grancanario, que equivale al ayuntamiento de la isla. La empresa Proexca, propiedad del Gobierno de Canarias, también se hizo eco de la operación en 2013 dando carta de naturaleza a la seriedad del proyecto.