La fotógrafa de un hotel en Canarias evita un cáncer a una niña de siete meses

Los padres, de vacaciones, pidieron una sesión de fotos a la pequeña y a su hermano en la piscina. Al comprobarlas, detectó un extraño punto blanco en un ojo en la pequeña

Actualizado:

El ángel de la guarda de esta historia con final feliz trabaja en un hotel de Canarias. Es el caso de un matrimonio con dos hijos del Reino Unido que fue de vacaciones a Tenerife y decidieron hacerse una foto familiar. Sin pretenderlo, la persona que aceptó el encargo, Alessia, se percató que algo en el ojo de la niña no era habitual.

Los padres de estos niños pidieron a la fotógrafa del hotel que les hiciera una sesión junto a la piscina a su hija y su hermano Parker, de tres años. La fotógrafa les hizo la foto y tras acabar el trabajo, pasó las fotografías por un procesador de imágenes antes de imprimirlas. En ese instante observó que había algo que no cuadraba.