Eulogio del Pino: del terror independentista en Canarias a ministro con Nicolás Maduro

Tiene pasaporte español porque nació en las islas, donde fue «activista» del MPAIAC, el grupo armado de Antonio Cubillo que provocó, entre otros, el mayor accidente aéreo de la historia, el de Los Rodeos en 1977, en Tenerife, con 583 muertos

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Las autoridades de inteligencia militar de Venezuela han detenido esta semana al ex ministro, nacido en Canarias, del Poder Popular de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, por un supuesto desvío de fondos. Nicolás Maduro después de su cese advirtió que quien traicionase su confianza sería «perseguido».

Los fiscales, sin presentar ninguna prueba alguna, acusaron al ministro de nacionalidad española de pertenecer a un presunto «cártel» que operaba un esquema de corrupción de aproximadamente 500 millones de dólares en el estado occidental de Zulia.

Del Pino tiene pasaporte de España. Nació en las islas Canarias aunque este dato es de los menos conocidos del hasta ahora poderoso ministro venezolano del Petróleo. Llegó a Venezuela como otros tantos isleños que en su momento emigraron a este país. Salió de las islas tras su experiencia como colaborador de Antonio Cubillo.

Y es que Del Pino, que antes de ser ministro del Petróleo fue responsable de las operaciones de PDVSA, era presentado como «activista», de acuerdo con la biografía que el Gobierno de Venezuela difundió en 2016, del Movimiento por la Independencia de las Islas Canarias (Mpaiac) que, según el Tribunal Supremo en España a través de una sentencia de 2014, fue un grupo terrorista.

¿Activismo?

Esta organización mató gente en Canarias. Puso una bomba en una floristería del aeropuerto de Gran Canaria, que provocó su cierre y desvío de vuelos a Tenerife. Esa saturación del espacio aéreo generó un accidente de tráfico por la colisión de los aviones en Tenerife de 583 muertos. Así lo contaba ABC.

El atentado fue en 1977 y, de acuerdo con la biografía oficial de Del Pino en ese periodo era «activista» del grupo terrorista de Cubillo. Y eso es lo que tenido Maduro en su gabinete. Cubillo nunca reivindicó este atentado pero una sentencia del Tribunal Supremo en España en 2014 sí le consideró responsable.

Tras salir de Canarias, Eulogio del Pino se graduó en Ingeniería Geofísica de la Universidad Central de Venezuela, en 1979, y después hizo un máster en Exploración Petrolera de la Universidad de Stanford, EE.UU. en 1985.

En el periodo que Del Pino estuvo de «activista» en Canarias, hubo: bombas en la antigua Simago, Galerías Preciados, Hotel Iberia y otros de Puerto de la Cruz, torres de alta tensión, delegaciones de la Seguridad Social, dependencias del Ministerio de Cultura, residencia de verano del jefe del Mando de Canarias, ataques contra centros de reclutamiento del Ministerio de Defensa, ametrallamiento de vehículos militares en La Laguna y Santa Cruz de Tenerife. Así lo contaba ABC.

Poder

Del Pino fue, de acuerdo con la teoría oficial venezolana, «voluntario del Movimiento Estudiantil Unido con el Pueblo, participando en diversas actividades en defensa del derecho al cupo universitario para el pueblo. Mientras cursaba estudios de pregrado se caracterizó como activista del Movimiento por la Independencia de las Islas Canarias y voluntario del Movimiento Estudiantil Unido con el Pueblo, participando en diversas actividades en defensa del derecho al cupo universitario para el pueblo».

El fiscal general, Tarek William Saab, anunció a finales de noviembre la detención de Del Pino por «la alteración intencional de cifras fiscalizadas de producción de crudo desde 2014 a 2017». El ex ministro reconoce que se han desviado fondos de PDVSA y recuerda que ha sido «el primero» en denunciarlo, por lo que ha reclamado la comprensión a su «admirado» Maduro.

La detención de Del Pino se enmarca en la cruzada anticorrupción que ha anunciado Maduro en los últimos días y que se dirige contra «mafias» compuestas por «traidores» de la industria petrolera. Desde el pasado mes de agosto, han sido arrestados 65 gerentes de la industria petrolera, incluidos 16 altos mandos.

Del Pino fue presidente de PDVSA desde febrero de 2015 hasta agosto pasado cuando pasó a encargarse de la cartera de Petróleo y su detención tiene que ver con su paso al frente de la estatal petrolera. Se le acusa de ser responsable «en las tramas de corrupción de Petrozamora», una de las filiales de PDVSA, en la que se perdieron 15 millones de barriles «tasados en centenares de millones de dólares».