Canarias

La drag que ofendió a la Iglesia con su show aspira a ser profesor de religión

Borja Casillas asegura que con su espectáculo solo «buscaba polémica», pero sin querer herir a nadie

Drag Sethlas defendió ayer que no pretendía «herir a nadie» con el espectáculo que le ha catapultado al título de Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria travestido de la Virgen María y de Cristo crucificado, sino solo que solo "buscaba polémica". "Y lo he conseguido", asegura. [Carlos Herrera, sobre la drag queen de Las Palmas: «Que se disfrace de como va su madre»]

Sethlas se impuso el lunes en la vigésima edición de la Gala Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria en una votación en la que la elección del público mediante mensajes de móvil (el 25 % la puntuación total) fue determinante, porque en el balance de los votos de la prensa, los especialistas y los invitados estaba igualado con La Tullida y su sátira sobre "La bella y la bestia".

La nueva "reinona" de Las Palmas de Gran Canaria arrancó fuerte su espectáculo, vestido de una imagen de la Virgen, escoltada por nazarenos y a ritmo de la canción "Like a prayer", de Madonna, que fue motivo de otro sonido escándalo religioso en su momento. Y luego se fue transformando en la estampa de Jesucristo, con la cruz, la corona de espinas y la lanzada en el costado incluidas.

Su actuación fue ya controvertida en las redes sociales -la gala se coló entre las tendencias mundiales de Twitter-, pero ayer provocó todo tipo de críticas, que van desde quien le reprochan que haya "ofendido tanto los valores de tanta gente" (Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, de CC) hasta quien la califica directamente de "blasfemia" y asegura vivir su día "más triste" (Francisco Cases, obispo de Canarias).

Drag Sethlas volvió ayer al escenario que le hizo ganador del título, con su otro yo civil, el de Borja Casillas, un joven natural de la capital grancanaria que asegura que, en la actualidad, está preparando la "Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA)" para poder dar clases de religión en colegios concertados y privados. "Buscaba polémica y lo he conseguido", ha confesado Borja Casillas, "no pretendía herir ni ofender a nadie, la religión es historia y el público quería que se llevase a escena, la libertad de expresión es fundamental y hay que abrir un poco la mente". Y ha defendido que el espectáculo que le ha coronado Drag Queen del Carnaval tenía "buena intención y mucho arte".

Drag Sethlas ha logrado la banda de "reinona" en una gala especial, la de 20 aniversario, televisada en directo para toda España por La 2 de TVE y tras haber quedado segundo en 2016. Su alter ego, Borja Casillas, lleva desde el 2009 dedicándose al mundo de la danza, una actividad profesional que compagina con sus estudios de profesor de infantil y con otros proyectos artísticos como monitor de hip hop. Como aspirante a profesor de religión, ha asegurado que no tiene miedo a las críticas y que "nada" le afecta. "Hay opiniones para todo y hay que saber separar el arte de la profesionalidad".

Drag Sethlas sostiene que "quería hacer algo diferente y dar al público algo que nadie se atreve a hacer", y que por eso se arriesgó y fue "a por todas". Borja Casillas se declara agnóstico y considera que la religión "es historia que está escrita y que hay que conocer" "Esto es una forma diferente de acercarnos a este conocimiento. Para mí, ha sido una forma de expresarme desde el arte", alega.

Toda la actualidad en portada

comentarios