El capital extranjero se vuelca en Canarias para dar con la energía infinita que soñaba Nikola Tesla

A la producción de energía procedente de las olas del mar en Fuerteventura, la eólica marina en Arinaga se suman inversiones en crear motores basados en iónica y uso de grafeno producido en el archipiélago

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La puesta en marcha de mecanismos energéticos infinitos que pensó Nikola Tesla sobre las islas Canarias tras el invento español de Clemente Figuera, creador de la energía atmosférica en las islas, sigue generando un efecto llamada a la inversión en el archipiélago para experimentos.

El capital foráneo, en especial, nórdico y norteamericano, está volcado en indagar el desarrollo de energías innovativas como la generación con iones desde el archipiélago. Esta localización no tiene solamente que ver con incentivos fiscales sino con la propia capacidad del suelo insular para ser laboratorio de pruebas desde la discrecionalidad.

Si el pasado mes de se apuntaba la existencia de una inversión procedente de Suecia y Dubai para el desarrollo de energía de las olas para suministro de hoteles en Fuerteventura, tal y como adelantó ABC, aparece ahora la generación de energía con base iónica. En investigación desde hace años en el mercado nórdico y de aplicación en diferentes latitudes.

La idea del grupo inversor es aprovechar el buen tiempo de Canarias e incentivar la llegada de investigadores. Y, al mismo tiempo, mantener contactos «fluidos» con empresas para hacer pruebas en sectores de economía azul.

En el pasado, Canarias ya fue plataforma de análisis de empresas como Ionics, que fue creada por científicos, profesores y ejecutivos del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard. Sus aplicaciones se experimentaron Gran Canaria desde su llegada en 1984 en el tratamiento y purificación de agua. Y todavía lo sigue haciendo de la mano de Elmasa.