Muelle Deportivo de Las Palmas
Muelle Deportivo de Las Palmas - ABC

Canarias pide independencia comercial con el Reino Unido

Los nacionalistas quieren que Madrid active la «cláusula canaria» por las negociaciones sobre el Brexit. Las islas tienen «corrientes tradicionales» con Londres desde un Real Decreto de Isabel II en 1852 y una Ley de Carrero Blanco en 1972

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El dirigente de Coalición Canaria (CC) y presidente de los tinerfeños, Carlos Alonso, de visita esta semana en Londres por la feria anual de turismo WTM, ha pedido que las islas tengan capacidad para establecerse por su cuenta a la hora de tener relaciones comerciales con el Reino Unido a cuenta del Brexit. A su juicio, las islas son un territorio aduanero diferenciado y eso debe respetarse.

La tesis de Alonso, un nacionalista moderado y jurista especializado en la UE, tiene como base legal el marco del Tratado de Lisboa, que permite a zonas como Canarias disponer de un ámbito específico en la UE. Se trata de realizar una aplicación estricta del Tratado de la UE por la que Canarias tendría los añorados puertos francos con el Reino Unido y que Bruselas, a instancias de los propios canarios, poco a poco deshizo.

Alonso ha propuesto que se excluya a Canarias de los mismos efectos que en el resto de España por el Brexit y que se mantengan las actuales condiciones entre el Reino Unido y el archipiélago. Entre otros argumentos, destaca las «corrientes tradicionales» de negocios entre Canarias y el Reino Unido. Una relación histórica no solamente en el plano turístico sino también en el comercial.

En concreto, Alonso apuesta por sacar partido de las disposiciones específicas previstas en el Tratado de la UE para las regiones ultraperiféricas (RUP) como Canarias, que permiten aplicar excepciones como sucedería en la salida británica de la UE prevista para marzo de 2019.

Fortaleza

La propuesta del presidente tinerfeño se basa en mantener lo que se denomina cuatro libertades básicas: libre circulación de personas, servicios, capitales y bienes con el Reino Unido. Así, Canarias podría beneficiarse de un régimen particular como ya sucede con la Política Agraria Común (PAC), la unión aduanera o las políticas fiscales.

«Esta iniciativa nos permitiría conservar la fortaleza que siempre ha presidido las relaciones económicas, sociales y de amistad entre Canarias y el Reino Unido», subraya Carlos Alonso.

Una parte de la especialización histórica de las islas se explica por el aprovechamiento de su mayor apertura comercial que existía en el resto de España. Sobre todo, antes de la entrada de España en la UE. En ese periodo Canarias tenía puertos francos o lo que se llamaba principio de franquicia comercial.

Una sentencia de 1984 del Tribunal Constitucional define ese concepto como la «inaplicación de derechos de esa índole (arancelaria) o impuestos equivalentes que comportasen gravámenes de los actos de comercio exterior». Como el Reino Unido ya no será parte de la UE desde marzo de 2019, deja de ser comercio interior.

Es una de las perchas jurídicas que proponen los nacionalistas canarios para que el Gobierno central añada un «estatus» diferenciado con el mercado británico desde las islas en las negociaciones establecidas entre Londres y Bruselas.

Esa ventaja de Canarias, sin embargo, se diluyó por la integración de España en la UE. «La salida del Reino Unido representa una oportunidad para las islas para mantener mayores relaciones económicas con el socio británico, dado que una consecuencia directa del Brexit será el aumento de las barreras comerciales entre la Unión Europea y el Reino Unido», indicó el presidente insular.