El dique seco Aondale saliendo de Nueva Orleans
El dique seco Aondale saliendo de Nueva Orleans - ABC

El buque que traería a Tenerife el dique de EE.UU. está en Colombia y pone rumbo al sur de Venezuela

Salió el pasado mes de septiembre y no se sabe nada de su fecha de llegada, prevista para mediados de octubre

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El buque Pacific Dragon, que arrastraría el dique seco flotante de 80.000 toneladas propiedad de Huntington Ingalls Industries (HII), con sede en Delaware, con el que salió el pasado mes de septiembre, y que fue colocado por empresarios portuarios de Tenerife, se encuentra entre Barranquilla y Cartagena de Indias, Colombia. Tiene ahora fijado su rumbo al sur de Venezuela.

El dique salió de Nueva Orleans bajo el control de los capitanes Lauren Lahners y Jeffery Solarel el pasado mes de septiembre y la previsión era que llegase a mediados de octubre o principios de noviembre a un puerto de Santa Cruz de Tenerife, el de Granadilla. Pacific Dragon, abanderado en Singapur, iría desde Colombia a Chaguaramas, en Trinidad y Tobago, a más de 2.000 kilómetros de distancia. Las fuentes consultadas por ABC no señalan que su destino sea Tenerife, por el momento.

El buque lleva consigo al dique Avondale, que habría sido comprado por la firma italiana del negocio marítimo Palumbo. En medios digitales de Tenerife se achaca el retraso a la temporada de huracanes en el Caribe.

La noticia, que adelantó ABC el pasado mes de septiembre, originó que en Canarias señalasen a la empresa Palumbo Tenerife Shipyard como su propietaria. La existencia de acuerdos confidenciales impiden a Huntington Ingalls Industries confirmar este dato. Se trata de una infraestructura construida en 1967 y que estaba cerrada desde 2014.

Las perspectivas de nueva carga de trabajo en Estados Unidos por los incentivos públicos a la fabricación de barcos en el país aceleró su venta para dar otras funcionalidades al espacio que ha estado ocupando en Nueva Orleans desde hace 60 años. Con ello, el puerto canario de Tenerife capital o, en su caso, Granadilla, podría ofertar servicios de reparaciones navales intensivas a operadores como los de actividades extractivas mineras en el mar.