Tormentas y huracanes entre 1884 y 2004 aunque la línea roja corresponde a «Delta»
Tormentas y huracanes entre 1884 y 2004 aunque la línea roja corresponde a «Delta» - NOAA

El aniversario de la «tormenta Delta» trae lluvias a Canarias

Meteorología rastreará este frente con calima por si se convierte en huracán

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Cuando se cumple doce años del fenómeno atmosférico más importante en el Archipiélago este fin de semana está previsto importantes precipitaciones en las zonas oeste y sur de las islas.

Como en aquella fatídica ocasión esta borrasca coincide con la presencia de calima, aunque inicialmente no se prevé rachas fuertes de viento aunque habrá que esperar los próximos días a ver como evoluciona la climatología.

Con la tormenta tropical «Delta» tampoco estaba que fuese peligrosa, pero se convirtió en un errático e inusual episodio meteorológico dejando un rastro de destrucción en las islas sobre, todo en Tenerife.

Aquel 28 de noviembre de 2005 dejó un muerto y cuatro heridos a su paso por Canarias y salió del Archipiélago dejando a más de 200.000 personas sin luz en el área metropolitana de Tenerife así como cuantiosos daños materiales en núcleos urbanos y en la agricultura.

La tempestad tropical, con vientos de hasta 200 kilómetros por hora, provocaron el cierre de puertos y aeropuertos. El temporal también hizo naufragar una patera a 400 kilómetros al sur de las islas, con unos 50 inmigrantes a bordo. Seis de ellos murieron y 12 desaparecieron. Afortunadamente, el Delta no pasó directamente sobre las islas. Canarias sólo sufrió el azote de la cola de la tormenta.

Dedo de Dios

Los expertos reconocieron una intensificación anómala del Delta antes de llegar a Canarias. Esto hizo que cuando ya llegó había completado su transición como huracán. Sin embargo, dejo una huella emocional en todos los grancanarios ya que desmoronó el «Dedo de Dios», el emblemático Roque Partido de Agaete, estampa del majestuoso acantilado de Faneque y de La Aldea con su cola de dragón.

Esta nueva borrasca no está previsto, en principio, que se convierta en temporal, y se espera que este miércoles empiece a descargar agua. Pero no será hasta el fin de semana, sobre todo el sábado y domingo, cuando precipite toda la lluvia que lleva en su interior. Por lo pronto, las autoridades rastrearán su comportamiento por si se convierte en un huracán como sucedió con «Delta».