Amurga
Amurga - R.M.
Aníbal Ramírez - Cosas Nuestras

Amurga, el parque nacional de Gran Canaria

La propuesta insular de declarar el macizo sureño como espacio natural reabre la oportunidad para que la isla incorpore la máxima distinción estatal

Aníbal Ramírez
Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Los ecologistas grancanarios llevan décadas solicitando la inclusión de Amurga como área protegida. Es una de las zonas más agrestes y menos conocidas, pero que ofrece con su espectacular desfiladero de 400 metros de altura, una de las principales imágenes promocionales de Gran Canaria y el archipiélago en el exterior.

Localizado entre los barrancos de Tirajana y Fataga, sus 5.800 hectáreas de barrancos y cimas se mantienen prácticamente vírgenes pues carece de viviendas y carreteras. Reconocido con la figura europea de Zona de Especial Conservación e incluido en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, Amurga destaca por albergar uno de los mejores cardonales tabaibales así como la presencia de distintas manifestaciones de especies del bosque termófilo, en especial, palmerales y zonas con presencia de acebuches, almácigos , lentiscos y sabinas, rematados con pinar.

Este cofre de biodiversidad, que incluye variadas especies de flora y fauna, incorpora una rica manifestación de yacimientos de la cultura prehispánica entre los que destaca su almogarén a más de 1.000 metros de altitud y un roque a modo de fortaleza que se cree tenía un uso ritual, dada su impresionante ubicación en el filo de la montaña y la inexistencia de funcionalidad alguna, además de túmulos funerarios y distintas construcciones de los antiguos canarios.

La decidida declaración de Amurga como parque natural en la revisión del Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria vuelve a reabrir la posibilidad de contar con un parque nacional sustentado en la presencia de un piso de vegetación todavía no presente en la red de parques nacionales como es el caso del cardonal tabaibal y también del bosque termófilo.

La malograda propuesta del Parque Nacional del Roque Nublo hace ya 30 años se sustentaba en el en el mismo piso de vegetación y su espectacular paisaje pero desgraciadamente contó con el rechazo de los vecinos de Tejeda y la administración insular desistió. Con el paso de los años la sensación de los expertos es que fue una oportunidad perdida, máxime cuando la figura elegida después, la Reserva de la Biosfera, se ha mostrado como un marco sin recursos económicos y escasa proyección .

Fataga

Gran Canaria es el territorio con mayor superficie de cardonal tabaibal, con más de 50.000 hectáreas, y tiene una de sus mejores manifestaciones en Amurga, para el que los especialistas podría por si mismo catalogarse como parque nacional. Este espacio, que se localiza a la entrada de la zona turística del Sur de la Isla, colinda con el espacio natural del Paisaje Protegido del Fataga, y al que le siguen el Parque Natural de Pilancones, la zona sur del Parque Rural del Nublo, el Monumento Natural de Tauro, al que el Cabildo también lo va a ampliar como Parque Natural, y alcanzar Güí Güí.

Todo estos espacios tienen como vegetación principal el cardonal tabaibal, además bosque termófilo y pinar, incluyendo importante biodiversidad, así como múltiples yacimientos arqueológicos y un paisaje geológico impresionante por lo que la superficie de este parque nacional puede ser más amplia, teniendo en cuenta que en los parques nacionales rara vez se incorpora incorpora población.

Turismo

Amurga se esconde por encima de la principal comarca turística de la isla como un tesoro que reforzaría el valor y la proyección de la principal industria de Gran Canaria, sumando a su clima y sus playas, su naturaleza, cultura y paisaje bajo la distinción a la que tiene pleno derecho.

Canarias acapara el protagonismo de la red de parques nacionales con cuatro de los 15 espacios existentes y acaparando más de la mitad de los 15 millones de visitantes que recibieron en 2016. Con algo más de 4 millones de visitantes, el Teide es el líder doblando al segundo (Guadarrama) . En la cuarta posición se sitúa Timanfaya con 1,7 millones, mientras que Garajonay le sigue con 870.486 y Taburiente se sitúa en el octavo lugar con 509.183 visitas.

Gran Canaria, su economía y su población no deberían volver a perder la oportunidad de tener un parque nacional que le corresponde. Esta figura de protección de la naturaleza es la de mayor promoción y tiene entre sus ventajas la función educativa que les ofrece a sus visitantes en materia de educación medioambiental, además de asegurar su conservación y la mejora de sus valores naturales y culturales, para lo que cuenta con recursos económicos.

Mientras tanto, Fuerteventura tramita su parque nacional de zonas áridas ubicado en su costa de Sotavento, y en El Hierro se debate la propuesta de un parque nacional marino en el entorno del Mar de Calmas.

Aníbal Ramírez