Biel Barceló, vicepresidente de Baleares y consejero de Turismo de esta comunidad
Biel Barceló, vicepresidente de Baleares y consejero de Turismo de esta comunidad - EFE

El vicepresidente balear dimite tras las críticas por su viaje gratis total al Caribe

El PSOE, Podemos y el propio partido de Biel Barceló —MÉS por Mallorca— habían calificado como «error» que el dirigente ecosoberanista hubiera aceptado que una empresa privada le pagase su reciente estancia en la República Dominicana

Actualizado:

El hasta ahora vicepresidente del Gobierno balear y consejero de Turismo, el ecosoberanista Biel Barceló, presentó ayer por la tarde su dimisión a la presidenta del Ejecutivo autonómico, la socialista Francina Armengol, tras el «ciclón político» originado en estos últimos días por su reciente viaje privado a la República Dominicana. Barceló pasó la pasada semana cinco días de descanso en la localidad de Punta Cana, invitado por el programa deportivo «Fora de Joc» («Fuera de Juego»), de la radiotelevisión privada mallorquina Canal 4. El traslado en avión y la estancia en un hotel de la isla caribeña fueron sufragados por la principal empresa patrocinadora del mencionado espacio televisivo.

La renuncia de Barceló se produjo en el transcurso de la reunión extraordinaria celebrada este miércoles por la dirección de su propio partido, MÉS por Mallorca. Dicha reunión había sido convocada tras las críticas surgidas en las últimas horas por parte de dirigentes del PSOE, de Podemos y de la propia formación ecosoberanista en relación al citado viaje al Caribe de Barceló. Esos tres partidos y MÉS por Menorca son los que directa o indirectamente dan su apoyo a Armengol en esta legislatura.

Horas antes de hacerse pública la dimisión, Armengol había calificado de «error» el viaje de Barceló a la República Dominicana y había afirmado que un cargo público no puede aceptar «regalos» de ese tipo. Aun así, a preguntas de los periodistas, no había desvelado si pediría o no al entonces aún vicepresidente que dimitiera.

Por la mañana, Podemos Baleares había emitido un comunicado en el que pedía a Armengol que destituyera a Barceló, «por salud democrática y por coherencia política». Desde la oposición, tanto el presidente del PP balear, Biel Company, como el portavoz de Cs en el Parlamento regional, Xavier Pericay, habían pedido la dimisión del ya exvicepresidente y exconsejero. Company indicó que el viaje de Barceló a Punta Cana «es la gota que colma el vaso», mientras que Pericay señaló que si Barceló no renunciaba ni era destituido, Cs pediría entonces que no volviera a representar al Govern en ningún acto público.

Barceló ha ofrecido este jueves una rueda de prensa, en la que ha asumido «toda la responsabilidad» por lo ocurrido. Asimismo, ha indicado que siempre consideró el viaje a Punta Cana como un desplazamiento de carácter privado. «No lo acepté como ningún trato de favor ni como ningún regalo», ha recalcado. En cualquier caso, Barceló ha señalado que tras haber reflexionado sobre este asunto, llegó a la conclusión de que ahora era necesario dar un «paso atrás».

Vulneración del Código Ético

El viaje gratis total de Barceló al Caribe contravenía el Código Ético del Govern y también el de MÉS por Mallorca. Así, en el capítulo 5 del Código Ético del Ejecutivo regional, dedicado a los «comportamientos relativos a la integridad», se señala que «se tiene que evitar la aceptación de cualquier obsequio que pueda conducir a la situación real, potencial o aparente de conflicto de interés». Asimismo, se indica que «los cargos públicos no pueden aceptar ni regalos ni obsequios, salvo que sean derivados de atenciones protocolarias o de usos sociales de cortesía, por lo que en el caso de que los reciban, deben devolverlos, y lo tienen que justificar de manera expresa en aplicación de este código». La mencionada norma fue aprobada en mayo de 2016 por el Ejecutivo que preside Armengol.

Por lo que respecta al Código Ético de la formación ecosoberanista, en el artículo 13 se señala que «los cargos electos y de confianza de MÉS por Mallorca no aceptarán regalos de ninguna personay/o institución o empresa relacionada con la Administración, considerando como regalo cualquier donación de dinero o artículos de valor monetario superior a 50 euros, favores, descuentos y préstamos».

Desde el entorno de Barceló no se consideraba ayer, sin embargo, que se hubiera cometido ninguna posible irregularidad. Así, fuentes oficiales de la Consejería de Turismo explicaron a ABC que el director del programa «Fora de Joc», Juan Antonio Bauzá, invitó a ir a la República Dominicana a varios colaboradores habituales de ese espacio, entre ellos Barceló, por lo que se trataría de un «viaje privado». El hasta hoy consejero autonómico participa desde hace una década en el citado programa como tertuliano, por su condición de aficionado al fútbol y de socio del Real Mallorca.

El mencionado viaje había trascendido el pasado lunes gracias a una fotografía subida a Instagram por Bauzá, en la que se ve a varias personas —entre ellas Barceló— a punto de comerse una paella. Otra circunstancia que había sido también criticada era que Barceló no participó en el programa de «Fora de Joc» que se grabó en la propia República Dominicana hace unos días. Barceló había iniciado además el viaje a Punta Cana el pasado 5 de diciembre, el mismo día en que el Parlamento balear debatió y aprobó con polémica la Ley de Urbanismo.

El principio del fin

La portavoz del PP en el Parlamento balear, Marga Prohens, había criticado ya el pasado martes la «poca transparencia» del viaje de Barceló a la República Dominicana. En ese contexto, el Grupo Parlamentario Popular había registrado en la Cámara autonómica una petición de documentación para conocer los viajes efectuados por el hasta hoy vicepresidente balear durante 2017, así como el coste de los mismos, los gastos derivados y los documentos acreditativos de dichos gastos. Además, en el pleno ordinario celebrado en la Cámara regional, Prohens le preguntó a Armengol si le había pedido ya «explicaciones» a Barceló «sobre sus vacaciones».

Por su parte, la consejera de Servicios Sociales y Cooperación del Gobierno balear, la ecosoberanista Fina Santiago, había cuestionado también el martes la actuación de su compañero de partido. En una entrevista en la Cadena Ser, Santiago señaló que Barceló no le había informado de su viaje a Punta Cana. La consejera indicó que si bien Barceló tenía toda su «confianza», añadió que cuando se es un cargo público «este tipo de regalos y de invitaciones no se pueden aceptar y creo que —Barceló— no debería de haberla aceptado». Santiago indicó que entendía la «ilusión» que puede suponer hacer un viaje con compañeros de tertulia, pero aun así recalcó que «cuando ocupas un cargo público, lo ocupas las 24 horas, eres 24 horas consejero, y creo que este tipo de invitaciones no se tienen que aceptar».

Con anterioridad a su renuncia, Barceló ya había sido cuestionado en estos últimos meses porque le habían afectado de manera indirecta dos casos de corrupción que supusieron la dimisión de dos colaboradores directos suyos. Se trata del caso Contratos y del caso Cursach. Además, en septiembre y en noviembre Barceló había evitado «in extremis» ser reprobado por el Parlamento balear por el caso Contratos, en el que se investiga la presunta adjudicación irregular de varios contratos menores, por parte del Govern, al coordinador de la última campaña electoral de MÉS por Mallorca, Jaume Garau.