Vista aérea de Palma de Mallorca con el Castillo de Bellver en primer plano
Vista aérea de Palma de Mallorca con el Castillo de Bellver en primer plano - ARCHIVO ABC

En libertad con cargos los dos jóvenes que agredieron a un comandante en el centro de Palma

La delegada del Gobierno en Baleares y el alcalde de la capital isleña han sido, hasta el momento, las dos únicas autoridades de la Comunidad que han condenado públicamente el ataque

Palma de MallorcaActualizado:

Los dos jóvenes que, presuntamente, agredieron el pasado viernes a un comandante del Primer Cuartel General de la Comandancia de Baleares en el centro de Palma quedaron ayer por la tarde en libertad con cargos, tras haber declarado previamente ante el juez. El día en que se produjo el ataque, el oficial tuvo que ser atendido en un centro hospitalario por los golpes recibidos. Poco después, presentó una denuncia ante la Policía Nacional.

El suceso había tenido lugar en torno a las nueve de la mañana del viernes, en el casco antiguo de la capital balear, en concreto, en el Paseo del Born. El oficial, de unos 50 años de edad, había entrado en una sucursal de una entidad bancaria y poco después se percató de que dos hombres, de unos 30 años de edad, le estaban haciendo fotografías con un teléfono móvil. El militar, que iba vestido con el uniforme mimetizado, les pidió en ese momento y también ya fuera de la sucursal el motivo de su actuación. Al mismo tiempo, les solicitó que dejasen de tomarle imágenes, pero ambos individuos se rieron e hicieron caso omiso a sus peticiones.

Instantes después, el comandante llamó a la Policía con su teléfono móvil. Fue entonces cuando dichos individuos empezaron a golpear y a dar patadas al oficial, tirándole al suelo. Al mismo tiempo, le llamaron «fascista» y le dijeron que «los militares creéis que estáis en la época de Franco».

Los dos hombres se dieron a la fuga justo después del ataque, si bien el oficial empezó a seguirles, mientras simultáneamente informaba a la Policía de su ubicación. El comandante vio que los agresores entraban en un edificio de la zona de La Lonja con una llave. Los agentes llegaron al lugar poco después y montaron un dispositivo de vigilancia, que horas más tarde culminó con la detención de los dos presuntos agresores.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Policía permitieron descubrir que habría, además, una tercera persona supuestamente implicada en la citada acción violenta, en concreto, una mujer que grabó toda la secuencia de la agresión. Las dos principales hipótesis que se barajan en estos momentos sobre el suceso son que el ataque al oficial se habría producido por motivos ideológicos o que los dos jóvenes podrían haber consumido sustancias estupefacientes. Asimismo, no se descarta que la intención de ambos sospechosos y de la mujer que al parecer les acompañaba fuera subir la grabación del ataque a alguna red social.

Tras tener conocimiento de la agresión, por el momento sólo dos autoridades de la Comunidad han condenado públicamente el ataque. Por una parte, la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, publicó el mismo viernes en su cuenta de Twitter un mensaje de apoyo al oficial agredido. «Condeno rotundamente la agresión a un militar por dos individuos en Palma. Mi apoyo total a la Comandancia General de Baleares (Comgebal) ET siempre en defensa de los españoles», escribió.

El alcalde de Palma, el socialista José Hila, publicó también el viernes en su cuenta de Twitter un mensaje en la misma línea: «Mi condena a este tipo de actitudes y mi apoyo al militar agredido. Las agresiones son intolerables». Por lo que respecta a las dos formaciones con las que gobierna Hila en el consistorio, la coalición econacionalista MÉS y Som Palma —marca blanca de Podemos—, ningún cargo de ambos partidos condenó la acción violenta contra el oficial. Tampoco hubo ninguna condena desde el Gobierno balear, que preside la socialista Francina Armengol, ni desde el Consell de Mallorca, que preside el econacionalista Miquel Ensenyat.